Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Milagro o estafa?

Hace varios meses, la periodista Ángela Portero acudía como paciente a la clínica de Christian Chams, el médico estético más conocido entre las famosas por lo espectacular de sus resultados. Marta Chavarri, Isabel Preysler, las hermanas Koplovich, Rania de Jordania o Nicolás Sarkozy podrían ser algunos de sus clientes.
 
Pero, tras dos sesiones, la periodista no notó ningún resultado aparente en su rostro por lo que comenzó a investigar a este médico iraní. Christian Chams tiene consulta en Madrid y París, su tratamiento goza de reputación internacional y consiste en diversas infiltraciones de sustancias naturales en la cara para rejuvenecerla. Sin embargo, según lo investigado por la periodista, este famoso cóctel de vitaminas no sería más que suero o, incluso, agua.
 
Ángela Portero se enfrentó a Chams en su propia consulta quien aseguraba que las acusaciones eran falsas y que sus resultados "son los mejores del mundo".  Las denuncias de la periodista son diversas, acusa al médico de estafa y distintos delitos contra la salud pública dos cosas que, según él, "no son verdad".
 
Chams niega todas las acusaciones y asegura que nunca ha tenido ninguna denuncia. Además, el médico ha declarado en otros medios de comunicación que es víctima de un complot supuestamente protagonizado por tres colaboradoras que despidió hace tiempo.
 
El periodista Víctor Sandoval niega la versión de portero. Asegura haberse sometido a este tratamiento y notar buenos resultados. Además, asegura que en el resto de pacientes "no he visto caras abultadas ni parálisis facial".
 
Por otro lado, Mila Ximénez corrobora la investigación de Ángela ya que también se sometió a este tratamiento sin que los resultados fueran visibles.