Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Paz Padilla tiene un hobbie en 'Sálvame' que es ponernos a todos al límite"

El comportamiento de Mila Ximénez ha cambiado radicalmente en los últimos tiempos. La colaboradora salta con facilidad ante cualquier comentario de sus compañeros y está más susceptible que nunca. Por ello, 'La Noria' quiso saber qué sucede a Mila y ayudarla a salir del bache, pero la invitada no se tomó a bien esta ayuda, se enfadó y la rechazó, asegurando que lo único que le pasa es que está "al límite".
La actitud a la defensiva de Mila Ximénez preocupa mucho a sus compañeros , que antes de comenzar la entrevista dieron su punto de vista sobre cómo ven a la colaboradora. Jimmy J. Arnau, gran amigo de Mila, restó importancia al problema y trató el tema con su peculiar humor:
 
"A mí no me extraña nada el comportamiento de Mila, siempre me ha parecido un personaje disparatado, está en su papel, pero ha abandonado el lado psiquiátrico. Menos mal que va a ser atendida por una psicóloga, aunque el diván no le sirve, hay que tener mano, porque está agotada, tiene muchos frentes, es un perro de presa, es la abuela cómica".
 
Marta López, por su parte, se tomó el tema mucho más en serio: "No la veo bien. He sido compañera suya y la forma en la que la veo actuar ahora no tiene nada que ver con la compañera que era antes. Cuando me habéis llamado para participar en su entrevista me ha dado miedo, porque no sé qué reacción va a tener cuando le digamos cosas que no le gustan".
 
Chelo García Cortés, compañera de Mila Ximénez en 'Sálvame', también se mostró muy preocupada por su compañera: "Conozco a Mila desde hace tiempo, es muy inteligente, pero en estos momentos está al borde de un ataque de nervios. A mí, que la miro, la veo y la observo, lo que me da miedo es acabar como ella".
 
Dicho esto, Mila Ximénez entró en el set de entrevistas, pero su reacción fue totalmente distinta a la que se esperaba. La invitada no estaba conforme con lo que se había dicho de ella, ni en el vídeo de presentación, ni por parte de sus compañeros. Enfadadísima, aseguró que no está loca y que no está dispuesta a que nadie la tome por tal.
 
"No sé que os han contado, pero me parece ridículo. He sido siempre una buena compañera, jamás he agredido a nadie. No voy a entrar a ese trapo porque me parece una gilipollez" , espetó Mila.
 
Chelo García Cortés intentó explicarle por qué están tan preocupados por ella, la colaboradora aseguró que no entiende que monte en cólera cada vez que lleven la contraria, "porque no tienes que ponerte así para demostrar que estás diciendo la verdad".
 
Mila no daba su brazo a torcer, seguía sin entender el motivo del rumbo de la entrevista. Ella juró y perjuró que creía que iban a hablar de su trayectoria, no de si estaba loca o tenía algún problema. Sandra Barneda, le explicó que lo único que querían saber es qué le sucede para estar siempre a la que salta y a la defensiva, recordándole episodios como sus continuas peleas con Paz Padilla.
 
La invitada, que continuaba muy enfadada, le contestó que no tiene ningún problema con la presentadora de 'Sálvame', pero que la presión de un programa de cuatro horas en directo hace que a veces se compliquen las cosas. Eso sí, dejó claro que no estaba dispuesta a tolerar que nadie la llamara agresiva y mucho menos violenta.
 
"Lo que pasa con Paz Padilla es que tiene un hobbie, peligroso, de ponernos al límite en un programa donde ya estamos al límite. Pero me parece que ni le he tirado de los pelos, ni le he arrancado un ojo, ni me han tenido que llevar al médico para que me pongan una pastilla tranquilizante. Simplemente es que en 'Sálvame' me siento al límite", aseguró Mila.
 
Los colaboradores le contestaron que es totalmente cierto que ella no es agresiva, pero que sí que tiene una actitud autoritaria que, según su opinión, hace que a veces sus compañeros se achanten ante ella y jamás le digan lo que realmente piensan de ella por miedo a que la tome contra ellos.
 
"Aunque tengas razón las formas te pierden, aunque tus compañeros digan que no te tienen miedo, estoy segura de que sí, porque hay muchos que no te dicen nada. No te dicen las cosas como son" , le espetó Marta López.
 
Con la cara desencajada, Mila Ximénez no pudo más y explotó: "Lo de esta noche es una puta trampa, a mí me dijeron que venía a hacer una entrevista de mi vida y yo no pregunté nada, pero ahora vengo y me venden como a la loca de Telecinco".
 
Para reconducir la situación y calmar los ánimos, Sandra Barneda pidió a Mila Ximénez que la acompañara a otro lugar del plató. Allí estaba Marián Frías, psicóloga y colaboradora de 'La Noria', que pretendía ayudar a Mila a superar el mal momento que supuestamente está pasando, aunque la situación fue directamente a peor.
 
 "Yo no he venido a ningún plató de televisión a hacer ninguna terapia. Si quiero una sesión con un psicólogo, voy y me lo pago. Por eso, te voy a escuchar, pero no voy a intervenir. Habéis planteado un programa en plan vamos a ayudar a la loca que acaba de salir de un psiquiátrico, si yo entendiera que tengo que hacer terapia le pido el teléfono y voy a su consulta, pero no voy a entrar en un circo en un plató de televisión", aseguró Mila.
 
Marián explicó a Mila que en ningún caso pretendía hacer una terapia con ella, sino simplemente poder aconsejarla para que su nivel de estrés descienda y así se pueda sentir más cómoda a la hora de ir a trabajar. Aún así, Mila se cerró en banda y aseguró que no iba a participar del experimento. Sandra Barneda, que en esa ocasión fue quien se enfadó, no pudo más y fue muy sincera con Mila: "No hay peor sordo que el que no quiere escuchar".
 
Tras la tensa situación, Sandra interrumpió la sesión con la psicóloga Marián Frías y volvió junto al resto de colaboradores para dejar claro que la situación que estaba viviendo le parecía totalmente "bochornosa" y que no entendía el comportamiento de Mila. Antes de dar por zanjada la entrevista, la invitada pidió perdón si en algún momento la había ofendido y aseguró que "si hubiera sabido de lo que iba a ir la entrevista no me hubiera importado prestarme a ello, pero no tenía ni idea y no voy a quedar como la loca de nada, lo siento".