Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez máximas para una correcta convivencia

El hombre, antes que social, es un animal vecinal. Pocas personas tienen la desgracia o la suerte (más bien esto último) de haber nacido en un chalet unifamiliar, caravana, igloo, cueva del desierto o cualquier otro tipo de vivienda exenta de comunidad de vecinos. Todos los demás, desde pequeños, sabemos lo que es hablar del tiempo en el ascensor, compartir la cuerda de la ropa, enterarse de los goles por la tele de pago del de al lado o perder los papeles en una reunión de propietarios.
Sin embargo no está de más recordar algunas indicaciones básicas para la correcta convivencia entre seres humanos obligados a vivir en un mismo edificio, las cuales pasamos a enumerar a continuación, en forma de decálogo o sagrados mandamientos:
1- Amarás tu hipoteca sobre todas las cosas y pagarás la comunidad religiosamente.
2- No codiciarás la parcela (ni el coche) de tu vecino
3-  Mi libertad acaba donde empieza la urbanización de al lado.
4- Como buen vecino te interesarás por los conflictos familiares, pegando la oreja a la pared si así fuera necesario.
5- El aire acondicionado es un derecho inalienable de todo vecino y su instalación es necesaria.
6- También internet es un derecho:¡WIFI comunal!
7- Proveeré al edificio de buena música a todas horas, ¿a quién no le gusta Iron Maiden?
8- Lo mío es sólo mío, lo de los demás también.
9- Amo a los animales, ¡qué les importa a los vecinos que tenga en casa un gato, un loro, un caimán y una boa constrictor!
10- Si soy presidente, las obras de mi casa incumben a toda la comunidad.