Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fantasma chupando un caramelo, en el bajo de Fermín

Javi intenta vender el bajo pero su suegro lo ha alquilado a Lucía y Juan, lo único que se le ocurre al espetero es decirles que el piso está embrujado y por las noches a veces se le reaparece su madre. Mientras el marido de Lola enseña el bajo a una pareja de gays (Guillermo Montesinos y Eloy Arenas) que lo visitan con su madre y Juan no puede ocultar su miedo al ver a la anciana chupando un caramelo en el sofá.