Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Otra oportunidad para Araceli y Enrique?

A Fermín le vuelve loco Araceli, cada vez que la vea no puede dejar de tirarle los trastos, pero ella por ahora no le corresponde. “Olé ahí ese kimono vaporoso, cómo me tiraba en plancha a ese canalillo”, le suelta el espetero cuando le abre la puerta del bajo. Enrique también está cansado de los piropos de Fermín y le dice que si deja de acosarla, él le tramita con prioridad la licencia de la piscina en el ayuntamiento.