Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenny: "Nunca podría olvidar al hombre que amaba pero sí eliminarle de mi conciencia"

Olvidar al amor de tu vida es imposible pero mantenerle apartado de tu vida es factible. Así lo cree Jenny, que, volcada en su trabajo como enfermera en el East End, decide alejar de su vida a Gerald, el hombre que la llevó hasta Nonnatus House. "Era más fácil silenciarlo, más fácil esconderme y llenar mi vida con las historias de otras personas", dice Jenny.

El amor de Jenny es inolvidable pero intenta superar el dolor entregándose al cuidado de los demás. "Se llamaba Gerald. Decía que quería oír mi voz pero yo no quería escuchar la suya. Me removía demasiados recuerdos, demasiado dolor. Su voz procedía de un lugar sin normas, de un tiempo de amor interrumpido. Era más fácil silenciarlo, más fácil esconderme y llenar mi vida con las historias de otras personas."
"Nunca podría olvidar al hombre que amaba pero sí eliminarle de mi conciencia"
Jenny no puede luchar contra sus sentimiento. Su amor por Gerard es inquebrantable pero no piensa permitirse volver a caer. "Nunca podría olvidar al hombre que amaba pero sí eliminarle de mi conciencia. Por mucho que me doliera podía decirle que no, negarme a verle y mantener su identidad en secreto. Lo que sentía no era un crimen pero tenía que ser sincera y le escribí. Y cada palabra me separaba un poco más del pasado."
El East End, un lugar para escapar
La vida en el East End le hace mantener lejos su pasado. El amor no se olvida pero Jenny consigue llenar su vida con la gente de Nonnatus, que se convierte en su vía de escape. "En el East End encontré la  bondad, la fe y la esperanza escondidas en los lugares más oscuros. Encontré ternura en la pobreza y risas entre la sociedad. Encontré un propósito y un camino y trabajé con pasión por la mejor razón de todas, el amor", dice Jenny.