Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós al crédito

En el capítulo del martes 21 de octubre, el banquero, tras escuchar la verdadera historia de Chali, deniega el crédito a Bulevar 21, por lo que la revista quedará en una posición muy delicada.
Tras el fiasco con el crédito, Noelia disimula su molestia ante Chali por haber seguido el criterio de Be y ser sincera con el banquero sueco. Sin embargo, más tarde culpará a la redactora, porque sin el crédito la revista quedará en una situación muy delicada.
Roberto trata de tranquilizarla y le insiste para que se centre en su trabajo para lo que la pide ayuda para localizar a César Villa, un prestigioso corresponsal de guerra que acaba de publicar un libro.
Entretanto, la situación de Chali al frente de la revista se complica cada vez más y por si fuera poco la llegada de Cayetana a la revista no alivia en nada la situación. La directora de la revista se planta ante la peluquera y se ponde del lado de aquellos que consideran que ella no es la persona adecuada para dirigir una revista.
Por su parte, Benito esta inmerso en plena crisis vital. Después de su reconciliación con Adriana, el ex becario trata de centrarse en su trabajo, pero se da cuenta de que nunca dejará de ser el eterno becario de la revista y que Richard nunca le tratará como un profesional. Sumido en su inmensa desesperación, el becario acepta el consejo de Valentina y comienza a leer un libro de autoayuda que le guíe y le descubra su verdadero yo interior.
Entretanto, Elena y Guti continúan con la disputa por el mismo puesto de trabajo. Tras recibir la llamada del Frudisa y descubrir que ambos optan al puesto de jefe de personal de la cadena hotelera Frudisa, la pareja tendrá que superar una entrevista conjunta en la que ambos darán la claves para decidir quien se lleva el gato al agua. Sin embargo, Elena y Guti afrontarán la entrevista de forma muy distinta: ella se muestra menos competidora pero él está volcado en la gesta.