Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adri tiene problemas con la justicia

Adri sigue empeñada en evitar que su padre permanezca en prisión los dos años que va a tardar en celebrarse el juicio; por este motivo, acude a hablar con el juez que lleva el caso de Claudio y lo hace sin cita previa y colándose en su despacho. Ella intenta convencerle de que le conceda la condicional, pero no lo va a tener nada fácil.
Nacho, previendo las consecuencias que puede conllevar contarle a Adriana el secreto de Diego, decide no hacerlo; pero cuando se quedan solos le advierte a éste que no quiere verle hacer ni una más de las suyas. Por eso, cuando Adriana decide ir a hablar con el juez que instruye el caso de Claudio, Diego la convence de no contar con Nacho. Tendrán que apañárselas para conseguir una cita con un juez que no quiere verles.
César corrobora sus sospechas de que Ángel y Alicia están detrás del robo de las joyas, pero Ángel le pone contra la espada y la pared amenazándole con sacar su secreto a la luz . Cuando Isabel le propone a Alicia una promoción para César, ésta ve una oportunidad de tenerle más controlado, pero César tiene otros planes.
Chali y Reme deciden organizar una fiesta para animar a Be, triste por no avanzar en su investigación. En la fiesta, Benito intenta ayudar a Tania a salir de su depresión, pero a Tania sólo le sirve una cosa: el vodka. Tania se coge una borrachera monumental con fatales consecuencias para Chali.
Isabel y Nacho se dan cuenta de que, tal y como están las cosas, no pueden trabajar juntos. Nacho tendrá que trabajar con Noelia que se toma, quizás, demasiadas confianzas.