Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adri no quiere descubrir su relación con Diego

Diego no puede soportar la idea de que Adri salga sin él y por eso exige a su chica que haga pública su relación con él.
Ángel no escatima en artimañas para conseguir retomar la relación con su madre. Afortunadamente, Be se lo pondrá muy fácil ya que el joven consigue robar las pruebas del escándalo de Malatesta de su cajón sin demasiadas complicaciones.
Gracias a este trabajo, Ángel ha consigue por fin complacer a su madre, que hacerse con el Banco Lombardo chantajeando junto a su hijo al italiano, ella admitirá a un eufórico Ángel como socio.
Por su parte, Be, que sigue en un tira y afloja con César, está segura de que Noelia es la culpable del robo. La joven intentará descubrirla pero pronto queda claro que tiene una coartada.
Mientras, Diego, celoso y caprichoso, cambia de idea respecto a su idea de mantener su relación en el más absoluto de los secretos. Tras la salida de Adri con las chicas, el miedo a perderla provoca un cambio brusco y le exige a Adriana que haga pública su relación con él en Bulevar.
Ella se niega y Diego recurre a un torpe montaje con un ramo de flores para forzar la situación. Adriana teme haberse precipitado saliendo con semejante cabezota, pero tras unas humildes palabras de Diego en la cafetería le perdona y le presenta como su novio ante el batallón.
Claudio salva a Chali sustituyéndola en la mesa de póker frente al timador Isidoro. Tras una tensa partida en la que se arriesga hasta el preciado Michelangelo de oro del pobre Richard, Claudio recupera todo el dinero de nuestra presidenta. Sin embargo, cuando descubre que lo ha hecho con trampas se lo echa en cara.
Finalmente, Nacho e Isabel tienen varias conversaciones reveladoras y, lo quieran o no, se sienten cada vez más atraídos. Por separado, tienen fantasías muy parecidas pero no con las mismas consecuencias. En el caso de Nacho, una simple conversación de hombre a hombre con César puede ser una ayuda pero para Isabel, que intenta salvar su matrimonio, la cosa es más conflictiva.