Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adriana sigue en manos del Joni

Cuando Adriana cree que se va a librar del acoso del Joni, el jefe de la banda de los Perlines le confiesa que el primer encargo era sólo una prueba y que todavía tiene pendiente el trabajito para ellos.
Valiéndose de alguna que otra mentira, Adriana consigue salir airosa del interrogatorio de Diego sobre el misterioso paquete de Joni. Finalmente, Diego decide no abrir el paquete y confiar en su chica que se siente culpable por desconfiar de ella. Mientras, Adri tampoco puede evitar sentirse culpable por mentir a su chico.
Joni, por su parte, le explica a Adri que este primer encargo sólo era una prueba para ver si podía confiar en ella y que ahora ha llegado el momento en el que la mensajera realice el verdadero trabajo si no quiere que su padre y ella sufran el acoso de los Perlines. Desafortunadamente para Adri este nuevo trabajo no va a ser tan sencillo como transportar el paquete.  
Mientras, el cambio de actitud de Alicia con respecto a Chali provoca que la peluquera/presidenta se entregue en cuerpo y alma a esta nueva amistad. Movida por su bondad, Chali se presente en el hospital dispuesta a pasar una tarde entre amigas y ofrecerle a Alicia una sesión de peluquería y maquillaje. 
Por último, Isabel y Nacho no hacen más que tener encuentros y desencuentros. El abogado termina cansándose y exige que tome una decisión.