Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro y Quico, una nueva sociedad

En los capítulo de la semana del 25 al 29 de febrero, la vida de Álvaro dará un giro importante gracias a la propuesta de Quico.
Después del debate, Álvaro envía un mensaje de enhorabuena a Bea, quien le responde de viva voz.  La vida sonríe de nuevo a  Álvaro. Su relación con Olga va viento en popa y por si fuera poco la buena marcha de bar y su buen hacer como camarero,  hacen que Quico le proponga formar una sociedad para crear un nuevo establecimiento.
Mientras las cosas en Bulevar continúan revueltas. de su luna de miel y tras su dimisión está sin trabajo. Su amiga Cayetana trata de hacer lo posible para que el creativo recupere su antiguo puesto e intercede ante Diego para que el director de Bulevar permita su reincorporación. Sin embargo, el malvado joven no cede ante su hermana y tras humillar a Richard le da el finiquito. Richard vuelve
Bea se queda sin aliados en Bulevar. Sin Richard en su bando, inisistirá a Cayetana para unir sus fuerzas y conseguir la vuelta del creativo a la revista.
Por si fuera poco, los problemas para Francisco parecen no tener fin. Después de que el BCA le denegara el crédito, Diego encuentra en su padre una fuente de ingresos sin fin y le soborna nuevamente para solucionar el tema de la expansión de la revista: o le da el dinero que le pide o Álvaro descubrirá que Diego y él son hermanos.
Entretanto, a pesar de sus esfuerzos por mantener oculto su verdadero parentesco con Chali, Santi se da cuenta de que son madre e hija. La rubia, que no contaba con este contratiempo, reniega de su madre ante su dependiente e incluso inventa una truculenta historia sobre la explotación infantil a la que fue sometida de pequeña.
Cegado por el amor que siente por la rubia, Santi cree la historia y decide plantar cara a Chali y reprocharle su conducta con Bárbara. Chali no da crédito a lo que escucha y saca de su error a Santi.
Diego no se da por vencido fácilmente. Desea fusionarse con el grupo inglés y no duda en boicotear su propia revista para conseguir sus objetivos. Mientras Bea sigue luchando por la reincorporación de Richard, Diego y Estela idean otra maniobra: un escándalo sexual, que mediante un montaje, involucraría a un político y a la conocida modelo Yuma.
Sin embargo, la pareja no es lo suficientemente discreta con su malvado propósito y Bea se entera, gracias a Benito, de su maquiavélico plan. Es entonces cuando se produce la , que se ponen en contacto con la propia Yuma para intentar parar los pies a Diego. Puesta al tanto de las intenciones del director de Bulevar, las chicas convencen a Yuma de que ponga como condición la vuelta de Richard a Bulevar 21. alianza entre Cayetana y Bea
Entretanto, para conquistar a Alejo. La rubia no duda en mentir, e inventarse un pasado para estar a la altura de lo que el joven aristócrata desea y en su afán por atraparle se hace pasar por experta en cualquier materia, incluido el polo. Todas sus mentiras le valdrán las críticas de Santi y Chali, con la cual el enfrentamiento es cada vez  más encarnizado. Bárbara continua adelante con su plan
Por su parte, con la idea de montar un nuevo establecimiento. Trabaja junto a Quico y Gonzalo para sacar adelante el nuevo proyecto. Sin embargo, Álvaro volverá a toparse con Diego en su intento por salir adelante. El ex director de Bulevar 21 no sabe que Diego está esquilmando a su padre sin piedad. Álvaro está muy ilusionado
La modelo Yuma consigue que Diego readmita nuevamente a Richard como director de arte de Bulevar 21. Sin embargo, Diego no acepta que nadie le diga lo que tiene que hacer y que le presionen para tomar decisiones con las que no contaba, por lo que inmediatamente prepara otro plan con el que vengarse del creativo: planea humillarle involucrándole en la realización del montaje de Yuma y el polítco.
Sin embargo, Bea vuelve a enterarse de las intenciones de Diego y acude inmediatamente a Richard para alertaler. Sin embargo, el director creativo está envanecido, ha vuelto por sus fueros, tacha de loca a Bea y no la cree.
Mientras tanto, Álvaro continúa con sus planes y le que tiene en el centro de la ciudad para montar 'Casa Quico 2', pero su padre le comunica que ha vendido el local y no puede ayudarle. La noticia cae como un jarro de agua fría y le desanima,  Álvaro cree que su nuevo proyecto va a costar más de lo que había pensado en un principio. Sin embargo, sus dos compañeros de proyecto, Gonzalo y Quico, le animan a que se ponga en contacto con el nuevo propietario. pide a su padre que le preste un local
El apoyo de sus amigos anima a Álvaro que decide seguir el consejo y decide hablar con el nuevo dueño del local para alquilar el inmueble. La sorpresa será mayúscula al descubrir que el local pertenece ahora a Diego de la Vega.
Mientras, Bárbara continúa con sus sueños de grandeza y no puede decepcionar a su aristócrata conquista. La relación va viento en popa y Alejo decide presentar a Bárbara a su madre durante un partido de polo. La ruba quiere impresionar a su futura suegra y quiere llevar un vestido acorde con el gran momento, aunque no tenga dinero para comprarlo. Para solucionar este ligero contratiempo no se le ocurre otra cosa que robarle a su madre la partida presupuestaria que Gutiérrez le ha dispuesto para comprar el material necesario para la peluquería.
A pesar de las reticencias iniciales de Richard, Bea le convence para que participe en el montaje de Diego argumentando que tiene una las fotos que Diego tiene preparadas. solución para evitar que se publiquen
Con la ayuda de Nacho, la joven planea fingir el robo y quitarle al director de arte la cámara con las fotos, evitando así cualquier sospecha de su implicación en el montaje que planea Diego. El plan parece perfecto, sin embargo, la inesperda prudencia de Benito da al traste con sus intenciones.
Mientras tanto, Santi descubre que Bárbara ha robado el dinero de Chali y pone a la rubia entre la espada y la pared: o devuelve el dinero robado a su madre o le mostrará a Alejo una foto comprometida de su infancia. Sin embargo, la intervención de Santi no hubiera sido necesaria porque Chali, dolida por la traición de su hija, decide ser ella, quien descubra la verdad.
Mientras tanto, Álvaro no sale de su asombro al descubrir que el propietario del local es Diego de la Vega. Con la ayuda de Gonzalo, decide interrrogar a Olarte para descubrir que es lo que hay detrás de la venta del local y averiguar los verdaderos motivos por los que Francisco ha vendido el local a Diego.
Capítulo 399 (29 de febrero)
Tras la inesperada prudencia de Benito con la cámara y el consiguiente fracaso del plan para extraviar la fotos del chantaje, Bea no tiene más remedio que que avisar al político involucrado para que trate de detener la publicación de las fotografías. Sin embargo, Cayetana intercede y llega a un acuerdo con su hermano, si consigue frenar las intenciones de Bea, las fotos se publicarán pero sin aparecer el nombre de Richard.
Todo parece que va a salir como Diego espera, pero un inesperado discurso de Bea apelando a Richard y recordándole lo mucho que sufrió cuando Diego intentó destrozar la vida de su novio, hacen que el director creativo decida plantar cara a Diego.
Mientras tanto, la madre de Bárbara ha terminado de un plumazo con los sueños de grandeza de su hija, que ha sido abandonada por Alejo tras descubrir el origen plebeyo de su novia. La rubia secretaria, desesperada, acusa a Santi de destrozar su relación con el aristócrata y atormenta al joven hasta el punto de que éste decide ayudarla a remediar la situación.
Santi decide hablar con el aristócrata para explicarle una mentira sobre la fotografía. El informático y eterno pretendiente le explica a Alejo que la foto se la hizo a Bárbara mientras estaba trabajando en la peluquería para recaudar fondos para los niños pobres.
Alejo cree la historia de Santi y acude a casa de Bárbara. Lo que no espera el joven es que el aristócrata pida matrimonio a la rubia.
Ante las constantes indagaciones de Álvaro, a Francisco le confiesa que la mitad de su patrimonio ha ido a parar a manos de Diego. Sin embargo, Francisco oculta los verdaderos motivos que impulsaron este cambio de manos de sus bienes. A pesar de las explicaciones de su padre, Álvaro sin ser consciente de ello se va acercando a las raíces del secreto de su padre.
Ante la revelación de su padre, Álvaro le da la espalda, produciéndose un nuevo entre padre e hijo. distanciamiento