Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro acepta el puesto de camarero

El martes a las 17:15, Telecinco ofrece un nuevo capítulo de 'Yo soy Bea' en el que Álvaro acepta el puesto que Diego le ofrece dentro de Bulevar.
A pesar de que el puesto que le ofrecen en Bulevar no tiene nada que ver con el que en un momento le prometieron, Álvaro decide aceptar la humillación y comenzar a trabajar como camarero en la cafetería de Bulevar, puesto que le permite estar dentro de Bulevar y vigilar más de cerca los movimientos de su hermano.
Beatriz no entiende la necesidad de Álvaro de pasar por este trance, la joven no comprende cual es el motivo de la sumisión del ex director. La directora adjunta continúa dando vueltas al asunto y llega a la conclusión de que la actuación de su ex sólo puede responder a una estrategia que desconoce pero que está dispuesta a averiguar.
Álvaro está dispuesto a cualquier cosa con tal de recuperar Bulevar y para ello no duda en seguir al dedillo todas las indicaciones de Diego. La última pretensión de Diego es rebajar el presupuesto de la cafetería y encarga a su hermano que pinte su retrato para castigar a la plantilla.
Preocupado por su amiga, Santi le hace ver que ya es hora de olvidarse de Álvaro: el joven ha tomado su propio camino y ella debería actuar de la misma manera.
Si para Bea ver a Álvaro convertido en el camarero de Bulevar supone un shock, el resto de la plantilla continúa impactada por el nuevo status del director y les asombra verle ahora sirviendo el desayuno y no saben como tratarle.
Por su parte, Puri insta a Elena para que siga chateando con su amor virtual, Pajarito 15, para descubrir así sus verderas intenciones. Finalmente, se dan cuenta de que el internauta está enamorado de Cleopatra, por lo que Elena acepta tener una cita a ciegas con su ciberamigo.
Por otro lado, Nacho acude al trabajo con una de las camisas estropeadas por Cayetana y tiene que sufrir los comentariios de sus compañeros. Harto de las burlas y comentarios, el abogado vuelve a casa para cambiarse de ropa. La sorpresa será mayúscula, al entrar en el piso descubre a una nueva Cayetana.