Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro sale de la cárcel y Bea se va de vacaciones con Nacho

En los capítulos 352-356, Álvaro por fin sale de la cárcel y Bea decide dar un paso adelante en su relación con Nacho yendo con él de vacaciones.
Por fin sucede. Bea y Nacho están saboreando un acaramelado beso cuando reciben una llamada de teléfono en la que se les informa de que Francisco ha decidido cambiar su declaración para ayudar a su hijo revelando la verdad: que Álvaro nunca quiso huir al Caribe y que el único motivo que le empujó a volver fue el amor que siente por Bea. Ante esta nueva situación, Nacho decide utilizar la información para ayudar a Álvaro a salir de prisión y demostrar, una vez más, su amor a Bea.
La noticia de la liberación de Álvaro provoca que se reafirmen los sentimienos de Bea hacia el abogado, que aprovecha las fiestas navideñas para invitarla a pasar unos días en una cabaña en la sierra. Pero cuando parecía que todo iba a solucionarse, un inoportuno embargo de las cuentas de Francisco provocan que no puedan pagar la fianza que pide el juez para dejar en libertad a Álvaro. Aunque Bea, Gonzalo y Nacho tratan por todos los medios a su alcance reunir el dinero que les hace falta, entre todos no llegan ni a una cuarta parte. 1
Ante el contratiempo, Bea le ofrece a Diego la compra de buena parte de sus acciones, aunque no las suficientes para convertirse en accionista mayoritario y así conseguir el dinero necesario. En un principio Diego no acepta la propuesta, pero un e-mail de Howard Lecter presionándole hace que cambie de opinión.
Gracias a la gestión de Bea, Álvaro podrá salir de la cárcel, aunque el día de su salida no irá nadie a buscarle: su padre sigue en el hospital y Gonzalo se ha marchado de vacaciones. Bea se siente mal y se plantea acudir a recoger a su ex, lo que provoca el enfado de Nacho que decide no posponer el viaje a la nieve y marcharse solo. Carol hace ver a Bea que tiene que decidirse y poner en claro sus sentimientos. 
Finalmente, y tras recibir la carta de Álvaro firmada por el Anguila, Bea corre a la estación a buscar a Nacho y confesarle su amor. Por su lado, Álvaro sueña con reencontrarse con Bea a la salida de prisión, pero sufre una gran decepción al descubrir que el único que ha acudido a buscarle ha sido su amigo Gonzalo. Al final, con todo lo sucedido, Diego revela el motivo de su odio a los Aguilar.
Por otro lado, Gonzalo se escaquea de ser jurado en un concurso de cartas de amor pasando la responsabilidad a Benito y Santi. Sin embargo, sin saber cómo, las cartas terminan en manos de Puri y Elena, que se encargarán finalmente de seleccionar la mejor carta. Carol se ofrece a ayudar a Elena y Puri para seleccionar la ganadora, llegando a sus manos la carta escrita por Álvaro desde la cárcel y firmada por el Anguila, su compañero de celda. El problema surge cuando Carmelo descubre la carta y piensa que su chica tiene un nuevo amor. Ante esto, Carmelo decide dejar el camino libre para que Carol sea feliz.
Richard, deprimido por su situación con Echegaray,  busca consuelo en Cayetana, que ha sido invitada a la reunión de Mujeres Empresarias y duda si debe o no llevar a Jota al evento, sobre todo cuando una de las invitadas le dice que su misterioso acompañante será el centro de atención. Bárbara se ofrece a ayudarla y Cayetana deja todo el asunto en manos de su amiga. Finalmente, Jota, aunque su decisión le va a hacer sentir mal, opta por poner una excusa para no acompañar a Cayetana, que siente un gran alivio con la noticia.
Finalmente, Echegaray intenta aclarar su situación con Richard y pedirle disculpas por sus comentarios homófobos. Sin embargo, el director de arte aún está molesto y se niega a escucharle.