Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro, un gran jugador de mus

En el capítulo del miércoles 23, Carmelo parece haber superado sus rencillas con Álvaro y se convierten en compañeros de mus.
Al encontrarse con sus rivales, los hermanos Carreño, Carmelo, que cada vez se muestra más comprensivo con Álvaro, y el joven ex director de Bulevar aprovechan la ocasión para asustar a sus rivales en la final de mus  y convencerles de que Álvaro es un jugador de mus recien salido de la cárcel. La pequeña mentira se convierte en realidad  y a pesar de no ser un gran jugador de mus,  a ganar la final del campeonato convirtiéndose en su nueva pareja.  Álvaro ayudará a Carmelo
La complicidad entre la extraña pareja irá en aumento y el padre de Bea deja su rencor de lado y trata de reinciar su amistad con el ex director de Bulevar. Para preparase para la final, hay que trabajar duro y entrenar y a Carmelo se le ocurre que el lugar idóneo para practicar antes del gran duelo es su propia casa. Es allí donde se encuentrar y entre partida y partida, Carmelo revela al ex de su hija algo sobre Bea que devolverá la esperanza al ex director de Bulevar. 
Mientras tanto, los trabajadores de Bulevar se sublevan e idean un plan para hacerse con el control de las cámaras  y elaboran un mapa con los ángulos muertos que no son controlados por Diego. El plan tiene éxito, pero olvidan un mapa en la fotocopiadora y son descubiertos por Guti, quien toma medidas inmediatamente.
Por su parte, Diego trata de conseguir un crédito para Bulevar 21 y conociendo la amistad entre Richard y Daniel, decide enviar al creativo de la revista como representate. Es así como Richard se ve obligado a acudir a una cacería con toda la familia de su novio, incluido el padre.