Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ángel descubre el plan de Be

Tania mete la pata, sin querer, al contarle a Ángel que quiere ver la tele porque Be va a salir para hablar sobre su madre y Chali. Ella no tiene ni idea de el asunto, pero él sabe perfectamente de que se trata y se marcha rápidamente para tomar cartas en el asunto. ¿Podrá desvelar Be la verdad?
Aunque Adri descubre que la 'despedida de casado' no es más que un truco para hacerla rabiar y reconquistarla, Diego, terco, opta por seguir adelante con la fiesta, ayudado únicamente por su fiel Olarte. Pone tal empeño, despliega tal astucia, que finalmente ella, a pesar de sus alardes de madurez, sucumbe a los celos y cae en la trampa cuando le ve bailando salsa con una escultural modelo. El arma elegida para agredirle es de lo más pintoresco: una tarta.
Be consigue que la popular presentadora Carmen Marfá le haga hueco en su programa, 'Hora 12', para señalar a Alicia como culpable del robo de las joyas Kaussman delante de toda España. César, artífice del encuentro, logra un acercamiento con Be. Angel, por su parte, a través de su incipiente relación con Tania, descubre casualmente las intenciones de su hermana. Una vez más, toda la maquinaria de doña Alicia Echegaray se pone en marcha para evitar que Be hable en directo en televisión.
Chali, mientras tanto, anda absorbida por un conflicto doméstico que amenaza la estabilidad del 'Sanpan': los egos de Claudio y Andrés, sendos gallitos de corral, empiezan a chocar frontal y (lo que es peor) constantemente.
Y, para terminar, Noe, está cada vez más enganchada con Nacho. Durante la convalecencia de éste, creyéndole dormido, ella se tira a la piscina y declara su amor, con tan mala suerte que él, que sólo fingía, lo oye todo. A partir de este momento, Nacho piensa únicamente en una cosa: cómo cortar la relación sin partirle el corazón.