Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Be y Rober ponen fin a su relación

Bastó un encuentro casual para que surgiera el amor. Sin embargo, no siempre es suficiente. A pesar de que se quieren con locura, Be y Roberto no han podido resistir como pareja. Una madre autoritaria, la ex de Roberto y la aparición del reportero de guerra han terminado por destrozar su relación.
Como un cuento de hadas. Así empezó la relación de Be y Roberto. Corría el mes de junio y la joven, a punto de casarse, escapaba de su boda dejando plantado a su novio de toda la vida en el altar.
Cual novia a la fuga, Be salió de su burbuja y se encontró de golpe con su príncipe azul. Los caprichos del destino hicieron que Roberto estuviera allí, esperándola.
Bastó un cruce de miradas para saber que entre ellos había algo y cual caballero andante, el apuesto joven rescató a su doncella.
Juntos llegaron a la residencia de aquel desconocido que había estado en los sueños de Be desde que era niña.
Dulce, cariñoso, comprensivo, guapo... Roberto lo tenía todo y terminó por quitar la venda de los ojos a Be. Fue en ese mismo momento cuando supo lo que quería: pasar con él el resto de su vida.  
Las palabras llenas de ternura que Roberto la dedicó, las miradas que intercambiaron y un columpio hicieron el resto. Aún vestida de novia, Be y Roberto se dejaron llevar por aquello que había surgido entre ellos y se besaron apasionadamente. Sin embargo, el miedo sobrecogió a Be y se negó a ella misma lo que estaba sucediendo.
Ya era tarde. Algo había cambiado en su vida. Be se deshizo de lo único que la ataba a su vida anterior. Se desenfundó el traje de novia y se marchó de casa de Roberto para arreglar los asuntos pendientes.
Los primeros obstáculos
Después de su primer encuentro, comenzaron las primeras presiones. Una madre autoritaria y un novio posesivo hicieron su aparición. Alicia Echegaray intentó persuadir a su hija, pero Be demostró ser fuerte.
Los continuas presiones de su madre no hicieron efecto. Be salía del cascarón y comenzó a trabajar en Bulevar 21 como redactora jefe. SIn embargo, alguien le tendió una trampa.
Mientras seguía su relación con Roberto, la joven, inocente y entusiasta, publicó un artículo falso y fue relegada a becaria pero Roberto fue contratado en la revista. El destino los había vuelto a juntar. 
Su pequeño desliz periodístico le valió a Bulevar una demanda que provocó la irá de su tío. Su objetivo era encontrar al culpable del montaje. Pronto lo encontraron y Be se llevó una desagradable sorpresa: el culpable era Roberto. Su amado le había jugado una mala pasada sin saber que era ella la persona a la que estaba hundiendo.
Sin embargo, eso no fue lo peor. Alicia Echegaray descubrió que Roberto estaba detrás del montaje y chantajeó a Be, quien a pesar del enfado no estaba dispuesta a revelar el secreto de su amado.
Alicia puso a su madre entre la espada y la pared. O se casaba con Toni o contaba en Bulevar que su redactor jefe había boicoteado a la revista. Obligada por la situación, Be aceptó la oferta de su madre, pero nuevamente, Roberto apareció para salvarla.
1 Roberto asumió su culpa, se expuso al despido pero rescató a su amada cuando estaba a punto de dar el si quiero.
Por fin juntos
Su amor era fuerte. Tras un periodo alejados, Be y Roberto superaron su primera gran crisis. Atrás quedaron sus primeros desencuentros y empezaron de cero.
Día a día, la pareja se consolidaba. Roberto le entregó las llaves de su nueva casa y comenzó una etapa de vino y rosas para la pareja. El éxito personal se reflejaba en el éxito profesional que la pareja obtenía trabajando juntos: vertidos tóxicos, evasión de capitales... Nada se les resistía.
Nada parecía que se podía interponer entre ellos hasta que apareció Noelia.
La ex y el reportero
A primeros de octubre llegaba a Bulevar procedente de Londres Noelia, la ex de Roberto. Inteligente, manipuladora y muy guapa, Noelia tenía claro su objetivo: reconquistar a Roberto.
Be nunca confió en ella, pero Roberto parecía tener una venda en los ojos y era incapaz de descubrir las verdaderas intenciones de la joven. La aparición de Noelia provocó que la relación entre Be y Roberto hiciera aguas en varias ocasiones. Sus artimañas, sus oscuras intenciones y su definitiva llegada a Bulevar sembraron las dudas en Be, que sentía que el amor de Roberto se la escapaba entre los dedos.
Sin embargo, la pareja era fuerte y fue capaz de superar todas las pruebas que les puso Noelia. La joven parecía desesperar, hasta que de repente encontró un inesperado aliado.
La llegada de César, un intrépido reportero, hizo saltar las chispas. A pesar del amor que sentía por Roberto, la joven no pudo evitar sentir por él algo más que amistad. Be dudaba de sus sentimientos y pidió a Roberto un tiempo de reflexión.
El amor volvió a triunfar. Be aclaró  sus sentimientos y se decidió por el redactor jefe. Sin embargo, ya era tarde. Roberto había sacado sus propias conclusiones y cuando creía que había perdido a Be para siempre, cayó en las redes de Noelia.
Cuando Be descubrió el affair de su novio con su ex no pudo más. Salió huyendo. La escapada duró poco. A pesar del dolor, Be y Roberto afrontaron lo que había sucedido y decidieron que no se sentían capaces de seguir luchando contra las trampas del destino.