Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Be, entre su madre y su hermano

Cuando Be descubre que Ángel es su hermano, decidirá iniciar una relación estrecha con él. La negativa del joven la hace reaccionar pero la actitud de su madre la coloca en una difícil situación: tomar parte por su madre o por su hermano.
Viendo la situación en la que se encuentra Diego, Adriana le saca las castañas del fuego. El jefe de personal ve en la mensajera a una gran aliada y conn tal de seguir contando con su ayuda para neutralizar a Katia, le miente sin tapujos. Tras escuchar su historia, y creyendo que la auditora le chantajea a fin de obtener favores sexuales, Adri idea un arriesgado plan para salvar a Diego, que involucra a las feas y a Claudio.
 La jugada no le saldrá del todo bien a Diego porque Adriana descubre la verdad. A pesar de los esfuerzos de Diego por justificarse, la mensajera no puede creer que la haya vuelto a utilizar por lo que no quiere verle ni en pintura.
Sin embargo, y aunque no lo reconozca, lo que más le duele del dichoso asunto es que llegó a pensar que él sentía algo por ella. Resentida, idea junto a su padre una forma de castigar a Diego: robarle el coche.
Benito, por su parte, se ve inmerso en una de esas truculentas situaciones que sólo le pasan a él. Noelia, convencida de que se acostó con ella mediante malas artes, amenaza con denunciarle por acosador, violador y lo que haga falta. Por supuesto, Benito no piensa dejar las cosas así y finalmente la pareja termina por limar asperezas.
Una vez aclarado lo ocurrido durante la famosa noche de borrachera, colaboran juntos en el proyecto de marketing viral. Pero la mala racha de Noe provoca más de una complicación. Una torpeza de Noe casi arruina el trabajo, pero Beni, además de salvar la situación, le demuestra que no va a dejarse pisotear más. A cambio, Noelia le reconoce sus méritos delante de la mismísima Isabel.
Mientras, Be no soporta la reacción de su hermano y cae en una depresión cuando descubre que el joven se niega a mantener contacto con ella. Aplastada por la sensación de soledad, ni siquiera el cariño y el consuelo de Chali parecen mitigar su desdicha.
Sin embargo, no piensa darse por vencida. Be está muy involucrada en su incipiente relación con Ángel aunque éste prefiere ir más despacio, y acaba desvelando el por qué: si trasciende su parentesco con Be y Alicia, ésta última podría hacer que lo encarcelaran.
La noticia provoca la inmediata reacción de Be. Es entonces cuando se produce un tenso cara a cara entre los tres, durante el que Be tendrá que tomar partido por su hermano o por su madre