Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Be, a punto de caer

Be, Roberto, César.
César, un hombre aventurero, con morbo contra Roberto, el novio ideal. Ambos son guapos e interesantes, pero César despierta en ella sus instintos más primarios. Be lo niega, intenta no dejarse arrastrar por esa pasión y  ser fiel a Roberto, el hombre que la salvo de su vida anterior y que la ha aportado la tranquilidad y la seguridad que ella necesitaba cuando salió huyendo de su casa.
Sin embargo, cuando parecía que su relación con Roberto no la podría estropear nadie llegó Noelia. La ex de Roberto hace todo lo posible por recuperar lo que es suyo y ha encontrado en César Villa, el reportero de guerra a su mejor aliado.
Por si Noe no fuera suficiente, hace apenas tres semanas llegó a Bulevar el reportero más intrépido. Un hombre inteligente, atractivo y seductor. Un conquistador nato que fijó sus ojos en la rubia nada más conocerla. Igual que sucedió con Roberto, César quedó prendado de la espontaneidad y belleza de la becaria de Bulevar y se fijó como objetivo conquistarla.
Día tras día, Cesar y Noelia planeaban nuevas estrategias para conseguir sus respectivos objetivos pero ninguno de los dos se lo pondría nada fácil. Poco acostrumbrado a recibir negativas de las féminas y consciente de que despertaba en Be los intintos más primarias, el reportero de guerra llegó a aceptar un trabajo fijo contar de compartir algo más que mesa de trabajo con la rubia.
Se convirtió en un conquistador implacable. acosaba a Be por los rincones de Bulevar: en el baño, proponiéndola retos que ella no podía rechazar e incluso aceptando apuestas que podían costarle su trabajo en Bulevar. Pero lo consiguió. César ganó la apuesta y Be se vio obligada a cenar en la intimidad con él.
La cercanía con el reportero, su buen hacer en la cocina, su atractiva prepotencia... la seducían, pero no podía dejarse llevar. De momento no lo ha conseguido, pero no parece que vaya a darse por vencido. ¿Conseguirá César que Be flaquee definitivamente?