Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bea y Nacho se dan el primer beso

Tras mucho tiempo ocultando sus verdaderos sentimientos hacia Bea, Nacho decide por fin confesarle su amor. La noticia deja a Bea aturdida y no sabe cómo reaccionar, lo que hace pensar al abogado que Bea ve en él únicamente a un amigo. Nacho no pasa por su mejor momento y decide contar a Bea un secreto que nunca antes había compartido: la muerte de un trabajador que no utilizaba las medidas de seguridad adecuadas y de la que se siente en parte culpable. Bea ayuda  al abogado a superar esta crisis y le propone que para pasar página ayude a Álvaro a salir de la cárcel.
Mientras tanto, Diego continúa su cruzada contra Álvaro y sigue adelante con su plan de publicar un artículo que narre su vida en la cárcel. Cuando Diego entrega el artículo a Benito, éste, alarmado por su contenido, decide mostrárselo a Bea, Nacho y Gonzalo quienes deciden utilizar las mismas armas que Diego para frenar la publicación. De este modo, consiguen pruebas que vinculan al ex abogado de Álvaro con Diego de la Vega y las utilizan para chantajearles.
1 Por su parte, Cayetana continúa con su relación con Jota y decide colaborar con Mustang y Benito para organizar una fiesta sorpresa al mensajero con motivo de su cumpleaños. Mientras, Echegaray, que ya ha salido del armario, intenta asumir esta nueva situación y aún no quiere hacerla pública. 
Finalmente, Bea y Nacho consiguen ganar la partida a Diego y paralizan la salida del artículo, aunque la directora adjunta comienza a obsesionarse con las posibles triquiñuelas de Diego. Para evadir de estos pensamientos a Bea, Nacho se la lleva de compras navideñas, cita que termina con un romántico paseo y un beso al que Bea pone un precipitado fin. Después de pensar en lo sucedido, Bea acude a casa de Nacho para terminar lo que había comenzado esa misma tarde fundiéndose en un apasionado beso con el abogado.