Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bea, un apoyo sin reservas

A pesar de los buenos recuerdos que trae a su memoria volver a trabajar con Álvaro, las mentiras volverán a manchar su relación. Bea no da crédito a lo ocurrido. Nuevamente, las mentiras de Álvaro han causado un grave problema para Bulevar ya que por su culpa, Teófilo Martín abandona los planes de negocio con la revista.
La situación enfada a Diego recurre a su fiel Bea , quien amenaza a Álvaro con echarle si no recupera el contrato con el anunciante. Acorralado, el joven , al igual que hacía en los viejos tiempos. Una vez más, Bea le apoya sin reservas y le ayuda a salir del embrollo en el que se ha metido.
Atormentado por los remordimientos, Álvaro decide actuar de tal modo que Olga saldrá perjudicada, lo que le ocasionará un serio problema con la fiscal, quien se da cuenta de que en casa de Álvaro no hay sitio para ella: Bea está en todos los rincones.
Olga abre la caja de pandora y rescata un viejo album de fotos repleto de fotos de Bea. Tras verlo detenidamente, Álvaro se da cuenta de que su relación con Olga no va a ninguna parte y decide . romper con la joven
Mientras tanto, Benito sigue asustado tras la sesión de espiritismo en la cafetería de Bulevar. SIn embargo, las cosas se volverán más terroríficas cuando cae en la trampa tendida por Andrea y acude al hotel embrujado. El eterno becario pasará allí las peores horas de su vida, de la mano de una médium más que sospechosa y un espíritu demasiado revoltoso.
Entretanto, la relación entreCayetana y Nacho continúa bastante revuelta. La llegada de una modelo, un tatuaje celta y una situación comprometida harán que la situación se tense hasta el límite. 
Por su parte, Elena y Puri continúan adelante con su plan. Las dos amigas quieren hacer creer a Guti que Cleopatra no es otra que Puri, para así Elena salir indemne de esta embarazosa situación.  Sin embargo, su estrategia tendrá unas consecuencias inesperadas y termina con . A pesar de que la secretaria era lo que buscaba, Elena siente cierto disgusto al descubrir la noticia. Guti y Puri en la cama