Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

O Bulevar o yo

Adriana no puede creer que su chico siga siendo ese hombre desleal y mentiroso del que todos hablan en Bulevar. Ante las pruebas de su unión con Alicia Echegaray, Adri lanza un ultimatum a su amado.
Adriana no puede creer lo que ve . Cuando estaba a punto de declararse abiertamente a Diego y confesarle su amor, la mensajera descubre que el jefe de personal sigue haciendo de las suyas y está conspirando con Alicia para echar a Chali de la revista.
Adri queda horrorizada al descubrir Diego sigue siendo el ser despiadado y cruel de siempre. La mensajera lo tiene claro. No piensa estar con alguien así por lo que le plantea un ultimatum: que la demuestre que ha cambiado deteniendo el plan. Sin embargo, Diego no puede y llevado por la ambición no accede.
Decepcionada, rompe la relación con Diego y decide alertar a Chali sobre las oscuras intenciones de su ex antes de que firme la venta de acciones, pero el maquiavélico joven se lo impide encerrándola con llave en su habitación.
Mientras, Roberto no puede aguantar los celos cuando descubre que César ha manipulado a Be para que desfile en ropa interior. El redactor jefe monta un numerito en pleno desfile pero César se defiende alegando que Be es una mujer adulta con capacidad suficiente para tomar sus propias decisiones.
Por su parte, Richard trata de enmendar el error cometido y recuperar así a Dani, aunque se vaya a Nueva York. El director creativo de Bulevar intenta disculparse con McCaine por lo sucedido, pero el americano se niega a escucharle. Sin embargo, Richard no está solo y cuenta con una baza muy importante. La mujer del empresario, Sarah, parece haberse conmovido por las razones que le han llevado a cometer la locura.