Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carta de El violador del Eixample: "Me reitero en mi sincero arrepentimiento y me avergüenzo"

Alejandro Martínez Singul fue condenado a 65 años de prisión por delitos de violación y agresión sexual. Cumplió 16 en prisión. Ahora se enfrenta a una pena de once meses de prisión por un delito de exhibicionismo en el metro de Barcelona. Él se declara inocente de este caso y del delito por el que fue condenado en Francia. Además, pide ayuda y cree que ya ha cumplido con la sociedad. Así escribe de puño y letra en su carta remitida a Rojo y Negro:
"Yo, Alejandro Martínez Singul, pongo en conocimiento de la sociedad que me avergüenzo y me arrepiento del daño que causé a mis víctimas en el pasado. Cumplí mi condena legal, mi condena interior la llevaré siempre conmigo. Vuelvo a proclamar mi inocencia total tanto del tema de Francia como en el del Arco del Triunfo, y yo ya había rehecho mi vida, ahora me encuentro injustamente rechazado por la sociedad, cuando mi intención es reinsertarme en ella. Y vendiendo que yo soy un peligro para la sociedad han conseguido que sea al revés, que la sociedad sea un peligro para mí. Y esto no quiero que sirva para la gente pueda pensar que voy a cometer más delitos, puesto que mi intención no es esa sino todo lo contrario. ¿Quién me puede ayudar a rehacer mi vida?"
El caso es que, en la ocasión anterior, cuando salió de prisión no había constancia de que se hubiera rehabilitado, ha explicado Nacho Abad. Para dilucidar qué posibilidades hay de que se haya recuperado este programa ha contado con la ayuda del psiquiatra Miguel Gaona: 
"Lo suyo, más que una enfermedad, es una forma de ser. Una forma de ver la sexualidad. Una forma de ver a las mujeres y de relacionarse con el mundo. Algo inherente a su personalidad. Dice que es injustamente rechazado y se queja de que la sociedad sea un peligro para él. Me da la sensación de que no ha llegado a interiorzar el tremendo mal que ha hecho. Lo que mueve a un violador a dejar de hacerlo no debería ser el código penal, sino un cambio interior en el que evidentemente, por lo menos, comprendiera que ese rechazo, hoy por hoy, sigue siendo justo".
Por su parte, Manuel Maza, abogado penal, ha comentado si es posible, como Martínez Singul ha pedido en otras cartas, que se le ingrese en un psiquiátrico:
"Se puede hacer poco tal y como está la ley. Se puede buscar la incapacitación de esta persona. En base a una psicopatología que se le diagnostique, se podría hacer un procedimiento de incapacitación llevaría a que se le ingresase obligatoriamente, que no involuntariamente, en un psiquiátrico hasta que un equipo médico no determinase con seguridad que está rehabilitado".