Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Cava un agujero' (Capítulo 10)

Crews y su compañera Reese encuentran el cadáver de hombre muerto hace diez años, el cadáver es el de un maestro zen con muchos discípulos dispuestos a acabar con su vida. Paralelamente, Crews continúa investigando el caso que le llevó a cumplir 12 años de cárcel y encontrará pistas sobre la identidad del verdadero asesino.
Un luchador es uno de los sospechosos de Crews. Su móvil para matar al maestro zen era el despecho ya que éste le había desterrado de su centro zen tras una dura pelea. Sin embargo, esta línea de investigación es muy pronto descartada por Crews, demasiado evidente para el detective.
Otros sospechosos son dos jóvenes enriquicidos gracias a una página de búsqueda del amor por internet. Su relación con el maestro no era filosófica sino relacionada con las drogas. La vida de los chicos está envuelta en orgías y drogas pero, a pesar de su trayectoria delictiva, tampoco están implicados en la muerte.
Finalmente, un matrimonio compuesto por profesores de universidad, se convertirán en los principales sospechosos. Crews descubrirá que el hijo de la pareja es chino por lo que es imposible que ambos sean sus padres biológicos. Pronto, el padre se confesará autor del crimen pero finalmente será su mujer la verdadera culpable. La mujer quiso acabar con la vida del maestro cuando éste quiso dejarla.
Continúa la particular investigación de Charlie Crews
Charlie continúa empeñado en resolver el caso que le llevó a sufrir 12 años de cárcel. Alguien entró en la casa de su socio acabando con toda su familia salvo con una hija del matrimonio. El detectivo logró salir apoyándose en la filosofía zen y será esta la que consiga que avance en la investigación.
En el último episodio, Charlie había sido acusado de matar al inspector que le llevó a la cárcel pero pronto dejará de ser sospechoso. Aunque aún no se ha resuelto la incógnita, Crews está convencido de que el detective, y padre de su compañera, es el verdadero culpable de la muerte.
Por otro lado, un informe confidencial le da a conocer que el confidente del padre de Reese coincide con la descripción que la única niña que sobrevivió al ataque que le llevó a la cárcel dibujó.
¿Tendrá algo que ver la condena de Crews con el padre de su compañera?