Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Claudio tiene serios problemas en la cárcel

Claudio no está haciendo amigos precisamente en prisión, donde se enfrente a El Cadenas, que controla a todos los presos y que se pone en un tono realmente amenazante con el padre de Adriana. ¿Le acabarán linchando? ¿Qué le sucederá a Claudio Luque?
A raíz del varapalo recibido por Adri, ella y Be entierran el hacha de guerra para que la ex mensajera pueda centrarse en ayudar a su padre. Mientras Nacho tramita un permiso de visita, Diego trata de animar a su esposa, con escaso éxito, en parte debido a sus propios remordimientos. . Cuando finalmente Adri logra verle, se le cae el alma a los pies: Claudio es una sombra de sí mismo, ha hincado la rodilla. Está acabado. La situación de Claudio en prisión, desde luego, dista de ser fácil: El Cadenas, un killer carcelario, ha decidido hacerle la vida imposible
Paralelamente, Diego, Nacho y Be lidian con sus propios problemas. Tras una dura negociación con Richard, Diego consigue que la empresa pase a llamarse 'Di Richi'. El debut de la nueva agencia no puede ser más movido: una modelo espectacular, una sesión de fotos cargada de erotismo, un representante adúltero y celoso, una esposa cornuda (Julia) que irrumpe esgrimiendo su bolso cual maza...
Nacho, por su parte, sigue acumulando tensión debido a la excesiva presencia de Paloma en su relación con Isabel . Aconsejado por César, acaba soltando un par de verdades que caen como agua helada...
Y, por último, Be, que da la cara por Adri frente a su madre y le pide que vuelva a contratarla, pero Alicia tiene una preocupación mayor, con nombre propio: Chali. Obstinada, inicia una cruzada personal con objeto de boicotear el nuevo proyecto de su archienemiga, el restaurante 'San Pancracio'. Tan retorcida como siempre, tiende una astuta trampa en la que Chali, noble, cae de cabeza.