Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado al silencio

Luis y Marta intentan que la madre de Toni retire la denuncia de Ángel y para ello piden a su hijo que cuente todo lo que pasó. Sin embargo, el chico se niega a contar la verdad y Ainhoa se ve obligada a ser ella la que cuente que los amigos de Mito intentaron darle una paliza.
 
 
 
Por su parte, Ginés y Lourdes han tenido que despedir a su asistente y Víctor está comenzando a sospechar que algo malo está pasando en su familia. Algo que Lourdes está intentando evitar por todos los medios.
 
 
 
 
 
 
Mito no termina de aceptar que sus amigos hayan sido capaces de poner en peligro la vida de su hermana y mucho menos, que su madre le haya prohibido volver a verlos. Pero, al recibir una visita de Toni, no duda en echarle en cara su actuación. Éste vuelve a engañarle con sus palabras y consigue que Mito se salte el castigo que su madre le había impuesto.
 
 
Muy indignada por las mentiras de Ángel, Ainhoa decide pedirle explicaciones y ambos descubren que aunque lo intenten, no pueden confiar el uno en el otro ya que la vida les ha tratado de maneras muy diferentes.
Bárbara está en Mallorca
 
Justo cuando la situación de Ángel comienza a complicarse, su madre aparece en la isla y comienza a espiarle. Además, sale a la luz que Bárbara mantiene una extraña relación con Elena, la asistente social de su hijo. Sin que los motivos salgan a la luz, Elena le reprocha a Bárbara que se preocupe más por su venganza que por el bienestar de su hijo. Un reproche que le va a costar caro a la trabajadora social, quien recibe la visita inesperada y amenazante de la madre del chico.
Miguel es liberado
Tras acordar con sus secuestradores que va a conseguir el dinero que les debe por mediación de la inmobiliaria de su hermano, Miguel acude a casa de Nina en busca de consuelo. Una situación que no gusta nada a Fonsi y a Alberto, que están en contra de que su amiga mantenga relaciones con un hombre como Miguel. Sin embargo, Nina está comenzando a sentir algo muy especial por su jefe y se deshace en mimos hacía él.
Mito contra todos
 
Un atardecer con Pep
 
La complicidad entre Pep y Jure se está convirtiendo en un sentimiento más fuerte al menos, para él. Por ello, el joven decide invitarle a ver una de las mejores puestas de sol en la isla. Una cita que Jure olvida y que le provoca un gran disgusto.