Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Conocía Guti a su agresor?

El popular futbolista del Real Madrid ha vivido en los últimos días un auténtico acoso que a punto ha estado de desembocar en una agresión. Al parecer, su supuesto acosador es un joven boxeador al que conocía desde hace tres años y al que había apoyado públicamente para que pudiera hacer realidad su sueño de boxear oficialmente. Un sueño dificultado por la minusvalía que afecta al chico que, además, habría llegado a amenazar a la familia del jugador madrileño.
Todo ocurría el pasado sábado 20 de septiembre en la Ciudad Deportiva que el Real Madrid tiene en Valdebebas, al norte de la capital. El futbolista se disponía a acceder al recinto cuando, justo detrás de su coche, se situaba el vehículo de su presunto acosador. Éste consiguió sortear las medidas de seguridad existentes y entonces comenzó a perseguir a gran velocidad al futbolista por el interior de las instalaciones. Los agentes de seguridad intentaron deternele sin éxito, ya que el supuesto acosador continuaba su alocada marcha, incluso golpeando otros coches con su propio automóvil.
Cuando por fin fue interceptado, el joven propinó un puñetazo al vigilante que se había dirigido hacia él. Sólo con la ayuda de otros empleados de seguridad pudo ser reducido hasta la llegada de la policía, que le trasladó a las dependencias policiales del vecino barrio de Hortaleza. Guti, aunque ha resultado ileso, ha interpuesto una denuncia por acoso y dos de los agentes afectados, otras dos demandas por agresión y lesiones. Todo apunta a que el detenido puede ser puesto en libertad a primera hora de la mañana del martes 23 de septiembre.
Pero este inesperado suceso no ha sorprendido a Guti, que conocía a su acosador desde el año 2006. Ya por aquel entonces no dudó en posar con él ante las cámaras ni en brindarle todo apoyo para que consiguiera la licencia para poder boxear. Y es que el joven tiene un 37% de sordera, algo por lo que la Federación Española de Boxeo le impide obtener dicha licencia.  
Al parecer, este hombre creyó que la ayuda prestada por el futbolista fue insuficiente, lo que explicaría su comportamiento de los últimos días. Tanto el club blanco como el jugador sabían que estaba siendo acosado y amenazado a través del correo electrónico. Unas amenazas que también habrían alcanzado a su familia.