Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego y Adriana harán la campaña para Salvatierra

Mientras Be y Ángel se empeñan en encontrar al padre del joven, Adri y Diego siguen enzarzados en una nueva pelea. La mensajera sigue enfadada por la publicación de la fotografíad el beso, pero Diego conseguirá forzar a la mensajera para que participe con él en una campaña publicitaria.
Be está volcada con su hermano y le confirma que le ayudará a encontrar a su padre. La tarea no será fácil ya que sin la ayuda de Alicia Echegaray la única pista con la que cuentan es que su adopción la tramitó un tal Sebastián Téllez.
Acostumbrada a llevar a cabo investigaciones para la revista, Be va a visitarle pero lo único que averigua es que Téllez era amigo del padre de Ángel y que éste se llamaba Félix. Sin embargo, los hermanos no se darán por vencidos y se colarán en casa del abogado en busca de más pistas. Desafortunadamente, éste les sorprenderá y llamará a la policía.
Por otro lado, Salvatierra propone a Diego que Adriana y él sean la imagen de una nueva campaña publicitaria, a cambio de pagarle 20.000 euros a cada uno. Aunque la oferta es muy jugosa, Adri sigue muy enfadada por la publicación de la fotos no quiere volver a posar con Diego y le acusa de ser materialista y ruin.
Diego, enfadado, quiere forzarla a aceptar la propuesta y, junto a Olarte, dejan abierto un grifo de casa de Adri provocando un gran destrozo. El desastre deja a la mensajera en una situación muy delicada por lo que  finalmente, tendrá que suplicarle a Diego que hagan la campaña juntos.
Entretanto, Mario llama a un antiguo amigo arquitecto que le propone que monten juntos un estudio de arquitectura. Isabel, pragmática, pide consejo legal a Nacho y éste le explica que el proyecto es arriesgado y podrían perder mucho dinero.
Tras escuchar el consejo de Nacho, Isabel le dice a su marido que es preferible que no dé el paso ahora, que espere un tiempo. Sin embargo, Mario no se tomará nada bien consejo de su mujer, que provoca una nueva discusión de la pareja. Aunque Isabel trata de hacerle comprender los riesgos, Mario se obceca y prefiere pensar que  su mujer no le apoya en un proyecto muy importante para él. 
Por último, Be se entera de que César le dio un puñetazo a Rupérez. Harta de lo que ella considera una actitud déspota y prepotente, Be inicia una agria discusión con César y le recimina que  vaya por ahí pegando a la gente sin motivo. Nacho está presente, intenta intervenir para explicarle a Be que si César hizo eso fue para defenderla a ella. Sin embargo, César no quiere que sus sentimientos queden al descubierto y frena el arranque de sinceridad de su amigo: prefiere que Be piense que es un macarra a que sepa la verdad.