Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego, amenazado por unos matones

Diego, que se siente culpable por haber provocado que encarcelaran a Claudio, busca a Isidoro, el intermediario que puso en contacto a su suegro con Joni. Diego y Adriana le piden que declare en su favor, pero se niega, por lo que Diego no reacciona bien y le coge del cuello. Este gesto supone que se le acerque unos amigos de Isidoro y le amenacen.
Adriana no está dispuesta a permitir que su padre cumpla diez años de condena. Diego, que se siente culpable, decide buscar a Isidoro para que ayude a demostrar ante el juez que Claudio actuó coaccionado por la banda del Joni; sin embargo, Isidoro se niega y Diego, enfurecido, se enfrenta a él. Los matones de Isidoro se acercan a Diego para defender a su jefe ¿cómo saldrá de ésta?
Por su parte, Richard le pide a Benito que le ayude diseñando el catálogo que ha perdido a cambio de un futuro contrato en su nueva empresa. Mientras, Richard prepara la inauguración de su local. Benito accede, aunque su mala suerte hace que Noelia descubra que está trabajando también para Richard. Noelia, indignada por el descaro de Benito, entra en cólera.
Chali reconoce que se pasó con Marga y decide disculparse. Marga se muestra reticente, hasta que Be convence a Richard para que Marga organice el catering de su inauguración, momento que Chali aprovecha para echarle una mano a su amiga y reconciliarse con ella.
Chali le escribe una tierna carta a Claudio y Adriana se la entrega. A raíz de la carta, Claudio decide luchar por su felicidad y no venirse abajo.