Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego se declara a Celia

La iniciativa de Ana de reflotar la economía del Garcilaso cobrando una cuota  mensual al alumnado origina un profundo malestar entre el profesorado que se salda con la dimisión de Lourditas. Para limar asperezas, la directora del centro escolar y Fernando organizan una excursión al campo en la que participarán los docentes y Diego, en calidad de presidente del APA. En el transcurso de la jornada, el tabernero descubre que Celia ha decidido fijar su nuevo lugar de residencia en Irlanda. Aguijoneado por esta repentina noticia, decide dar el paso definitivo en su relación con la mexicana.
Aparece la madre de Adrián
Mientras, Los Martínez  preparan ilusionados la fiesta de cumpleaños del pequeño Adrián. Horas antes de la celebración del evento familiar reciben una inoportuna llamada: María, la madre del niño -papel interpretado por Silvia Martí-, anuncia que acaba de llegar a Santa Justa para llevarse consigo a su hijo. Incapaz de resignarse a perder a Adrián, Raúl intenta evitar a toda costa el momento de la separación y rapta al pequeño.
Teté, por su parte, libra su particular batalla con la novia de Guille, Sandrine. No contenta con robarle a Guille, ahora le coge su ropa sin permiso. La joven Capdevila se encuentra sola en esta lucha, ya que su familia considera que sus problemas son producto de sus celos. Poco después descubre a la rubia dejando la casa 'a la francesa'. Deja una escueta y fría nota en la que la comunica a su 'chico' que se va a la India con unos amigos. La Capdevilla sabe que esa carta le partirá el corazón, así que pide ayuda a Carmen para redactar una carta muy emotiva en la que saca a relucir sus auténticos sentimientos por Guille.