Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego quiere compensar a Adriana

Diego, después de todo lo sucedido con Claudio, quiere y necesita tener a Adriana de su lado, por lo que intenta compensarla pidiéndole a Nacho que sea el abogado de su suegro. Chali y Marga andan 'a la gresca' y Benito se dará cuenta de que Richard no era tan malo cuando descubra su nueva pesadilla...
Adriana está muy dolida porque Diego le ocultó la detención de Claudio el día de su boda. Él, atormentado por el dolor de Adriana y sobre todo por el otro secreto (aún nadie sabe que fue él el delator), intenta redimirse convenciendo a Nacho para ser el abogado de su suegro, y consigue que su mujer le perdone con la intercesión del mismo Claudio. Lo que no imaginan es que la pena solicitada para Claudio es de diez años.
Chali, fastidiada por el fracaso de sus estilismos con las vecinas -y por el éxito de las croquetas de Marga- intenta librarse de su amiga temporalmente y probar suerte sola. Marga acaba descubriendo que Chali está celosa de ella y se enzarzan en una agria discusión.
Richard emplea a Lolo una tarde en su nuevo y flamante negocio: la agencia Richi. Lolo, irresponsable, se carga por culpa de un chat todos los diseños y las fotos que Richard necesita para su primer cliente, un diseñador de moda que le iba a pagar muy bien por un catálogo.
Benito, mientras tanto, va asumiendo como puede la situación en 'Bulevar' a falta de un director creativo que le guíe. Noelia no es precisamente una ayuda, y Be, con sus ánimos y su apoyo, no puede evitar que Noelia le humille sin pensárselo dos veces. Con el cadáver de Richard aún caliente, ha subido al poder la nueva tirana del pobre Pelusa...