Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dutifrí recorre África

En la siguiente parada de Dutifrí viajamos hasta Kenia. Allí, nos vamos de safari con Pepe Rubianes, revivimos la historia de Memorias de África y nos adentramos en la cultura de los Massai.
La primera excursión con el Pepe Rubianes fue a la reserva natural Massa Mara. Allí, el actor presumió de saber hablar massai. Sin embargo Sardá, que no se fiaba demasiado de su anfitrión, decidió continuar la conversación con los lugareños en inglés.

Lo que jamás nos habríamos esperado es ver al camaleónico actor disfrazado como un auténtico massai. Y es que Pepe Rubianes considera que para ver y conocer un país de verdad hay que adentrarse en su cultura al completo. Sardá, que hizo lo posible por no reírse, acogió la excentricidad del actor con humor. ¡Hay qué ver cómo se las gastan algunos!

Nuestra siguiente cita fue un safari por el desértico paisaje. Montados en un jeep, y con Pepe Rubianes ataviado para la ocasión, nos aventuramos por los caminos perdidos de Kenia en busca de animales salvajes que culminaran nuestra comunión con el país. Sin embargo Sardá, que es un hombre de acción y no le gustan las esperas, perdió enseguida la paciencia. ¿Dónde se encontraban los dichosos animales? Pepe Rubianes, con el karma bastante más equilibrado, no hacía otra cosa que aconsejar al periodista que se tranquilizara. 'Aquí los tiempos son diferentes', explicaba.

La otra cara de Kenia
Frente a los hoteles de lujo y a los safaris, Kenia también sufre el gran drama de África: el SIDA. Javier Sardá estuvo en el suburbio de Kibera, en Nairobi. Allí, su millón y medio de habitantes viven sin gua y sin luz.

Mientras algunos disfrutan de los enclaves turísticos, las grandes mansiones coloniales y los safaris organizados, otros viven con apenas un dólar al día en Kenia. Elena Velilla es médico cooperante y trabaja en el suburbio de Kibera. Lucha contra el SIDA en aquella zona y reconoce que la situación es crítica. 'Aquí no tienen ningún servicio social ni sanitario', explica.

El contraste entre pobreza y riqueza es tan intenso en África que no se puede llevar con normalidad. Sin embargo, lejos de lo que el ojo y la mente occidental pueden apreciar, allí la gente vive una rutina diaria: los niños van al colegio, las madres preparan la comida... Y es que la vida, ante todo, debe continuar.

Elena Velilla no puede cuanto menos indignarse ante la hipocresía de los países del primer mundo. Entre las excusas que se interponen para no proporcionar medicamentos contra el SIDA a los habitante de África figuran algunas como que su concepción del tiempo es tan diferente que no sabrían cúando tomarse los medicamentos. O que, por ejemplo, el agua es tan insalubre que no tendrían con qué tomárselos. 'Una falta de respeto enorme', apostilla Elena, que no hace sino aumentar la culpa de los países que podrían remediarlo.

Otra persona entregada a la causa en Kenia es Chema Rodríguez. Ex sacerdote y misionero durante años, vive obsesionado con la idea de ayudar a los niños en África. Para ello ha fundado la organización BIBIR África. Él ha visto morir a muchos niños y quiere remediarlo. Porque, para él, lo gratificante que es ver a un niño que se salva lo justifica todo. 

Vuelve a ver este reportaje en Telecinco 2 a partir del domingo a las 19:00 horas.