Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escassi sobre el masaje de Kelly: "No es mi estilo y ha estado fuera de tono"

"No va con mi estilo", ha explicado Escassi ante el rerooche de seducción directa. Más bien un atropello que un sutil encuentro. Kelly se lo ha tomado con naturalidad, consciente de que cada cual es como es y ella desembarca sin mucho aviso previo.
El suceso comenzó, comenzaba con un rapto. Todos pensaban que se Kelly se había pueto indispuesta al retirarse a su habitación, pero la joven volvía en bikini y bailando samba. "¿Has visto qué me he puesto para ti?", preguntaba a Escassi ante la mirada sorprendida del resto de las chicas. "Sí, ¿no tienes un poco de frío? Ponte algo", ha respondido él.
Escassi, cohibido
Aún así conseguía llevárselo al gimnasio para darle un masaje. "¿Nos montamos mejor en las bicis? ¡Cómo me vas a dar un masaje!", se ha defendido el cohibido jinete.
Esther , de 44 años, ha hablado en nombre de todas: "Nos ha molestado que apareciese en bikini, nos lo capturara y lo llevara aparte ella sola". Otra de las chicas ha pasado a la acción y, fusta en mano, ha ido a rescatarle: "¿Me lo vas a quitar así?", argumentaba Kelly para retenerle.
"El tema de Kelly no me gustó nada y menos para una primera cita. Y con las chicas allí delante. Un poco fuera de tono y no va con mi estilo", ha sentenciado el jinete más tarde, directo a cámara.
A uña de caballo
En su cita posterior, ya más relajados en el campo, Escassi habló con Kelly mientras daban un paseo a caballo. Le dijo a la brasileña que no le gustó mucho el detalle del masaje: "Me halaga. Si me hubieras dejado a mí dar el primer paso me hubiera gustado bastante más", explicó el jinete, que está más acostumbrado a llevar la iniciativa con las mujeres.
Por lo demás, Kelly le confesó que no se siente nada a gusto en la casa con las demás chicas. "Hay mucha competición", dijo con desagrado. Además, confesó: "Las chicas se meten conmigo". Lo que la irrita profundamente. Sobre todo después del momento del brindis. Cuando todas celebraron su estancia en la casa, pero Esther expresó en voz alta su disconformidad con que brindaran con ella cuando la habían estado insultando antes por lo del masaje.
Escassi consoló a la brasileña: "La vida al final es así, no te preocupes que se metan contigo".