Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escenas da la campanada

Nochevieja, una noche especial para muchos. Durante días se hacen planes con amigos, familia... se cuida hasta el más mínimo detalle. Pero siempre se plantean adversidades y el principal problema es decidir con quién tomar las uvas, como les ocurre a Sonia y Miguel. Ella ha preparado una cena con amigas pero no quiere separarse de su novio quien, a su vez, ya tiene planes también con sus amigos.
Ramón incita a su amigo pero éste no se decide a anunciarle a Sonia que no recibirá con ella el año nuevo. Finalmente, optará por fingir una enfermedad y quedarse en la cama pero su novia, en un alarde de romanticismo le llevará la cena a casa ¿Cómo saldrá Miguel del problema? Por fin decidirá 'marcharse a urgencias' aunque en realidad acude a un bar con sus amigos donde, casualmente también acudirá su novia ¿recibirán el año juntos o separados?
Paca y Natalio
Natalio recibía la mañana de Nochevieja con una pésima noticia, las hermanas y la madre de Paca irán a cenar a su casa y su mujer quiere preparar una cena con un ingrediente esencial: las gambas. Pero este extendido majar de navidad no será fácil de encontrar, las tiendas presentan largas y tediosas colas para comprar cualquier producto y, cuando llegue el turno de Paca, las gambas ya tienen dueño.
Pero la antes soprano no se dará por vencida y, armada con un gran cuchillo amenazará el cuello de una mujer. Por ello, la policía le llevará a comisaría. Una vez sentada en su celda, Paca tomará las uvas preguntando por su marido quien, solo, sentado en el sofá y fumando un puro brindará porque el año nuevo "pase pronto".
Roberto y Marina
La Nochevieja de Roberto y Marina no es más simple. Roberto chantajea a su mujer para que acepte a sus padres como invitados a la cena. Marina prefiere cenar en la calle pero accederá ante la oferta de Roberto: "te compro una falda de Prada".
Marina se pone en marcha, ha de preparar la mejor cena de Nochevieja para que su suegra no pueda quejarse de nada. Pero la compra se convierte en un auténtico infierno y habrán de regresar a casa a pie cuando los padres de Roberto ya les esperan en la puerta. Marina empuja el carrito a toda velocidad y éste atropellará a su suegra.
Unos en urgencias, otros en comisaría... La Nochevieja se planea con ilusión pero nunca se sabe cómo puede empezar el año nuevo.