Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fito y Pepa, acusados

Amparo regresa del hospital con fuerza y sed de venganza. Empujada por el frutero y por los rumores que circulan en el barrio y sin apenas recordar lo ocurrido la noche del accidente, decide denunciar a Fito y Pepa por intento de homicidio.
Tras discutir amargamente con Fito y caer por las escaleras del vecindario, Amparo regresa a casa después de una corta estancia en el hospital. Sin embargo, la ex del pescadero no vuelve tan dicharachera como es habitual en ella.
El fatídico accidente, la deja confuConfusa y desorientada y su imaginación será alimentada por los rumores que se disparan en la corrala. Juanma se convierte en el altavoz de unas jugosas historias relacionadas con la carnicera, elpescadero y su ex, mientras Fito y Joaquín están demasiado ocupados cuidando a la enferma. El camarero, se dedica a difundir el rumor de que Pepa empujó a la ex de su don juan por la escalera presa de un ataque de celos.
Aunque Amparo no recuerda demasiado bien lo ocurrido la noche del incidente, el pescadero y la carnicera están preocupados por lo que puede suceder si Amparo recupera la memoria ya que los acontecimientos se precipitaron después de descubrirles en la cama.
Mientras, basándose en los rumores que circulan por el barrio, Amparo es convencida de que los culpables de los sucedido no son otros que su ex y la carnicera. Empujada por Juanma, la mujer decide acusar a Pepa y Fito de intento de homicidio.
Entretanto, la hija de los panaderos, Felisa descubre que Pablo la está utilizando para conseguir todo el mercado y poder llevar a cabo su proyecto. Harta de ser utilizada, la primogénita de los Fefé decide vengarse de él dándole celos.
Su plan funciona a la perfección y la iniciativa de Felisa trastoca los planes del ambicioso hijo del constructor. La presidenta, junto a su hermano Felipe, los estudiantes y los chicos del barrio, ponen en marcha una sorprendente acción para cambiar la imagen del mercado de San Cosme.
Sin embargo no serán estos los únicos problemas que tendrán que afrontar los vecinos de la corrala. Las sospechas de Fulge de que Felisa no es su hija biológica van en aumento. Mientras tanto, Mike y Fito buscan la manera de reducir costes en la factura de la luz. Joaquín, por su parte, inicia una relación comercial con Wang, que se convierte en su nuevo proveedor cuando le garantiza el suministro de fruta a un precio más bajo.