Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Historias de gemelos

Gemelos separados al nacer y que años después se encuentran por casualidad, mellizos en blanco y negro, bodas entre gemelos... No es habitual, pero a veces ocurre. Los errores humanos, los caprichos de la genética o de Cupido provocan situaciones curiosas, complicada e incluso, en algunos casos, dramáticas.
De piedra. Así se quedó una gran canaria al descubrir que una de sus mejores amigas tenía una doble idéntica. Un encuentro fortuito en un centro comercial y un saludo no correspondido, una llamada telefónica dio la pista.  
Alertados por el increible parecido físico entre ambas, la familia comenzó las investigaciones. Se remontaron años atrás, a 1973, año en el que nacieron las gemalas en el hospital Nuestra Señora del Pino y tras numerosas pesquisas descubrieron el terrible error: el hospital había intercambiado a una de las gemelas con otra niña.
Todo sucedió al sacarlas de la incubadora. Al entregarlas a la familia una de las niñas fue entregada por error a otra familia, mientras que la pequeña de esa familia fue entregada a los padres de las gemelas junto a su otra hija.
28 años después, en 2001, el encuentro entre una amiga y la otra gemela destapó lo sucedido. Actualmente, la gemela separada de su familia biológica reclama al hospital tres millones de euros por daños y perjuicios  por "el daño que le ha causado y porque ha afectado a la propia dignidad personal por la mala praxis de la Administración, que ha interferido en el desarrollo personal y familiar de mi clienta", asegura el abogado.
Gemelos que se casan con gemelas
El destino es caprichoso y el amor, también . Eso es lo que debieron pensar las gemelas Diane y Darlene cuando conocieron a los que, poco tiempo después se convertirían en sus maridos, Craig y Mark, hermanos y al igual que ellas gemelos.
1 Su historia comenzó hace diez años, cuando las gemelas quedaron con los dos hermanos en una cita doble que cambiaría sus vidas para siempre. Se enamoraron y acudieron los cuatro a Las Vegas. Por si no fuera suficiente haber encontrado el amor, el destino les tenía reservada otra gran sorpresa: allí, en la ciudad de los casinos, ganaron miles de dólares jugando al póker.
Estaban en racha, nada podía salir mal y no desaprovecharon la oportunidad que se les estaba brindando. Esa misma noche se comprometieron, se casaron en un ceremonia conjunta y como no podía ser de otra manera, las dos parejas de recién casados construyeron sus casas una al lado de la otra.
Sin embargo, no acaba ahí su historia. Años después, Diane y Craig tuvieron un par de gemelos idénticos, Colby y Brady.
Gemelos londinenses se casan sin saber que son hermanos
Se conocieron, se enamoraron y se casaron . Su relación podía haber sido una más, pero se convirtió en el centro de portadas cuando, una vez casados, descubrieron que eran hermanos gemelos.
¿Cómo pudo suceder? Los gemelos fueron separados al nacer cuando cada uno de ellos fue adoptado por una familia. Ninguno de sus padres les contó que tenían un hermano gemelo por lo que los jóvenes ignoraban su historia familiar.
Su caso llegó al Alto Tribunal de Londres que al comprobar la filiación anuló el vínculo matrimonial que les unía.
Hermanos mellizos, uno negro y uno blanco
Layton y Kaydon son unos mellizos muy especiales. Su caso es raro, son uno entre un millón. Nacidos en Middlesbrough (Reino Unido), dejaron boquiabiertos a los médicos en el mismo momento de su alumbramiento: Layton es negro y Kaydon blanco.
La explicación es sencilla. Por un lado, el padre de los mellizos es blanco y su madre negra y por otro ellos son gemelos bivitelinos, generados a partir de ovulos y espermatozoides diferentes.
Sin embargo, no son los únicos. En Belo Horizonte (Brasil) llegaron al mundo hace un año Bruno y Breno y en Alemania en julio de este año también se dio otro caso.
Una pareja de lesbianas dan a luz gemelos el mismo día
Querían tener un hijo pero llegaron cuatro. Karen y Martha son pareja desde 2000 y siempre tuvieron en mente tener hijos (aunque la pareja tenía una hija de un matrimonio anterior de Martha).
Los deseos de compartir un embarazo, formar parte de la vida de su hijo desde antes de nacer las llevó a ambas a comenzar el proceso de inseminación. Tres años sin resultados no minó sus esperanzas y cuando menos lo esperaban, ambas se quedaron embarazadas con óvulos de Martha y de un solo donante de esperma. 3
Aún no habían terminado las sorpresas y poco después descubrieron que ambas esperaban gemelos. Los embarazos transcurrieron con total normalidad pero tres semanas antes de salir de cuentas y en una revisión rutinaria, Martha se puso de parto. Poco después nacieron Sophia y Alex.
Dos de los nuevos miembros de la familia habían llegado al mundo, pero como si una conexión más allá de lo meramente fraternal les uniera, Andrew y Sienna no quisieron esperar más. 22 horas después del nacimiento de sus hermanos mayores, los pequeños de Karen terminaban de colmar de felicidad a la familia.
¿Quién es el padre?
Una niña y dos posibles padres . De sobra conocido es que los gemelos tienen fama de compartir todo, pero este caso supera cualquier mito conocido.
Ocurrió en el estado de Missouri, cuando la madre de la niña mantuvo relaciones con unos gemelos con tan solo unas horas de diferencia. Fruto de esa noche de pasión, Holly se quedó embarazada.
2 Cuando nació la niña, Holly reclamó la pensión alimenticia a Raymond, el segundo de los gemelos. Sin embargo, el supuesto padre se negó a asumir su responsabilidad por lo que se practicaron exámenes de ADN a los dos hermanos.
Las pruebas no solucionaron nada . Genéticamente idénticos, Raymond y Richard tenían las mismas posibilidades de ser el padre de la niña, un 99,9%. Fue ahí donde comenzaron las disputas legales.
Los tribunales se guiaron por la declaración inicial de la madre, quien decía que Raymond era el padre y le obligaron a pagar la manutención de la niña. Él recurrió la sentencia alegando que si no se puede demostrar que es el padre debería encargarse el Estado.  
Por su parte, Richard asegura que su hermano quiere evitar el pago y pasarle la responsabilidad de él. Mientra, la madre de Richard y Raymond aseguró "gané una nieta pero perdía  a mis hijos."