Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isabel Cepeda: "Sabemos que queda un camino muy difícil por delante"

Isabel Cepeda se muestra emocionada con la mejoría de su marido Jesús Neira. Han sido días "de un dramatismo terrible" y aún no se conoce los daños neurológicos, pero su familia se muestra esperanzada aunque por delante, queda un larga camino que recorrer.
Tras 70 días en coma, Jesús Neira ha recuperado la consciencia. Su mujer, Isabel Cepeda asegura que en la familia están “emocionadísimos”por lo que no puede recordad qué es lo primero que le han dicho “que estaba muy contenta, o que le quería mucho, no lo recuerdo…”
Durante el tiempo en el que ha permanecido en coma, su familia ha vivido momentos muy duros, “han sido días difíciles, de un dramatismo imposible de transmitir (…) Pero afortunadamente ha pasado”. Sin embargo, son conscientes de que aún queda un largo camino que recorrer, “queda una recuperación muy dura, además, aún no sabemos qué daños neurológicos han quedado, pueden ser muy leves o gravísimos”, añadía.
Pero Isabel no puede reprimir el optimismo que le ha caracterizado a pesar de los momentos vividos, “yo rezo para que todo salga bien”, y así, los daños sean los menos posibles.
El apoyo de la sociedad
La familia de Isabel se ha sentido arropada por la gente que conocía el caso de su marido, “nos han llegado cartas, e-mails, mensajes… de gente que ni conocíamos. Eso nos ha hecho sentirnos muy arropados”, agradecía Isabel.
La recuperación de Jesús Neira
El pasado fin de semana, Jesús lograba salir del como profundo pero “es que hoy ya intenta hablar, reconoce, hace gestos…”. Ahora, tras 70 días de inmovilidad, aún queda un largo período de recuperación.
La reacción de Ignacio, el padre de Violeta Santander
A las puertas de su casa y más relajada que en otras ocasiones, Ignacio escuchaba la noticia de la recuperación de Jesús, “me alegro mucho, de verdad”. Sin embargo, esta actitud de predisposición se acabó cuando el reportero preguntaba a Ignacio si su hija se había puesto en contacto con Isabel, “mi hija viene a veme a mí, pero mira… hasta luego, gracias”, decía cerrando la puerta de su vivienda.