Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Soy Koala'

Fiti se incorpora a una empresa para trabajar como mecánico. Poco después, Raúl es contratado por la misma empresa. Su jefa, Miriam (Esther Arroyo) seduce al joven manteniendo un breve romance.
Teté está en plena adolescencia y comienza a mostrar las actitudes rebeldes propias de su edad. Diego no sabe cómo manejar la situación y llega incluso a intentar controlar la forma de vestir de su hija. Fernando, el psicólogo del colegio, aconseja a Diego explotar su lado más femenino y pasar más tiempo con ella. En su afán por ayudarla, el patriarca de los Serrano se empeñará en colaborar, para horror de la joven, en la preparación de una coreografía para una fiesta escolar.
El romance entre Raúl y su jefa se ve afectado por la diferencia de edad entre ambos y por el hecho de que la empresa tiene que despedir a un mecánico por recortes de presupuesto. De esta manera, Raúl tratará de evitar que su padre sea despedido, aunque no podrá evitarlo.
Aparte, la nueva profesora de inglés, Celia, se incorpora al Garcilaso. Guille y sus amigos, completamente fascinados por su belleza, decidirán conceder a la maestra 'inmunidad diplomática' en materia de gamberradas y mejorarán sus calificaciones debido a su especial interés por aclarar las dudas de la asignatura con ella. A su encanto y amabilidad también sucumbirán los vecinos del barrio.
Debido a un episodio de fiebre de su hijo, Santiago se ausenta del trabajo dejando el negocio en manos de José Luis. Éste aprovecha su ausencia para modernizar el local con la instalación de una pantalla de plasma, iniciativa que logra aumentar la clientela de la taberna. Al constatar las elevadas ganancias conseguidas por su cuñado y la beneficiosa transformación que ha sufrido el establecimiento, Santiago se siente anticuado y se plantea retirarse del oficio.