Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Letizia, vista por los ojos del Príncipe

Si hay algo que Felipe no puede disimular con la mirada es la pasión por su esposa. No importa que estén en un acto público, disfrutando de un viaje de placer o en una conversación distinguida, cuando el Príncipe posa sus ojos en Letizia, la pasión  se nota en el ambiente. Para muestra un botón:

 

LAS PRIMERAS MIRADAS

Fue la primera de ellas, incluso antes de que España entera supiera el amor que se profesaban. Ella, todavía presentadora de TVE, se desplazó hasta Asturias para presentar los premios que llevan el nombre de su ahora esposo. Ahí las cámaras captaron un cruce de miradas que, a posteriori, dio la vuelta al mundo como muestra de amor.

       
 

 PRESENTACIÓN OFICIAL

 Cuando Felipe presentó a su prometida ante los medios ya quedó patente el amor que sentía por ella,  de noche y en el jardín de palacio vimos miradas como la de la imagen.

       
 

SU PRIMER VIAJE

Fue su primer viaje a casa de la abuela materna de Letizia y les vimos disfrutando de un viaje de placer por tierras asturianas, mientras el príncipe regalaba a su prometida miradas como la de la foto.

       

 

BODA DE CUENTO

Aunque en el balcón el día de su boda nos quedamos sin beso apasionado, las objetivos de las cámaras captaros miradas como esta en la que sobran las palabras ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser ella?  

       

 

MIRADA CÓMPLICE

Luego llegaros las fotos oficiales del enlace y hasta en esas, que están miradas con lupa por la Casa Real, vimos a nuestro Príncipe deshacerse por los ojos hacia su recién inaugurada esposa.

       

 

LUNA DE MIEL

Y, como todos los mortales, tras la boda llegó la luna de miel. Les vimos paseando por Cuenca y por San Sebastian, mezclándote entre la gente, y nos dejaron instantáneas como las de una pareja normal que disfruta de se amor.

       
 

 

SU DÍA A DÍA

Después de la boda, poco a poco llegó la monotonía y el día a día y con ella, los actos oficiales juntos. Aquí, vestidos de gala por  la noche,  Letizia saludaba a  sus ex compañeros de profesión, mientras que Felipe no quitaba ojo a su esposa.

 

       
 

  EN ESTADOS UNIDOS

En medio de una apretada agenda de trabajo,  visitaron durante cinco días las ciudades norteamericanas de Nueva Cork, Albuquerque y Washington . Ha sido un viaje especial para el Príncipe, que le enseñó a su esposa los rincones más bellos del país que le acogió en su etapa como estudiante.

       

 

MIRADAS DE GALA

De negro y muy elegantes, acudieron juntos a la cena de inauguración de la ampliación del Museo del Prado. Allí Felipe estuvo muy pendiente de Letizia, que ya por se movía como pez en el agua en actos institucionales.

       
 
 

EN EL EJÉRCITO

Aquí ambos acudieron a la entrega de despachos a 68 alumnos que acabaron sus estudios en el Ejército del Aire. Entre confidencias y cuchicheos, Felipe presumía de esposa, mientras ella le respondía con tiernas sonrisas.

       
 

LLEGARON LOS HIJOS

Y llegaron los hijos. Durante la presentación de Leonor, a Felipe se la caía la baba con su hija, aunque ni tan siquiera en esos momentos dejó de lanzar a su esposa miradas de amor que demostraban que la nueva princesita de la casa no iba a robar ni pizca de espacio en su corazón.

       
 

DE RELAX EN MALLORCA

Y año tras año, para descansar de una agenda muy apretada de actos oficiales, los Príncipes de Asturias se escapan a Mallorca para disfrutar de su gran pasión, el mar. Allí, distendidos y disfrutando al sol de tiempo libre como una pareja normal, hemos visto instantáneas como esta.