Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luna de miel en Jamaica

Su clima cálido y húmedo, playas de agua cristalina, cascadas que abarrotan la isla, fueron los motivos que llevaron a David y Silvia a elegir Jamaica como destino para su luna de miel. Más de una semana de sol disfrutando de la playa, las cascadas...
El 30 de mayo, David y Silvia se embarcaban en diez horas de vuelo hasta Jamaica. Una ruta directa desde Barajas. "La primera sensación una vez desciendes del avión es de mucha humedad" nos cuenta Silvia, "me lo imaginaba de otra forma ya que dicen que hay que tener mucho cuidado sin embargo, nosotros no tuvimos ningún problema en el viaje".

Un autobús les trasladaba desde el aeropuerto hasta su hotel situado en la parte que ellos creen es la mejor de la isla, Negril. Allí, las excursiones turísticas son numerosas, sin embargo, los recién casados decidieron junto a otras dos parejas viajar por su cuenta.

"Todo el mundo dice que Jamaica es muy peligrosa, nosotros hicimos las excursiones en taxi y minibús para no depender de horarios y, además, sale mucho más barato, además los taxistas tienden a proteger al turista".

Ideología 'Rastafari'

Según nos cuenta Silvia, en Jamaica sólo los hombres llevan rastas, "es una ideología machista por lo que muchos jamaicanos me tocaban el pelo, no están acostumbrados a ver a una mujer con este peinado".

Jamaica, ¿enterrada en marihuana?

En Jamaica las plantaciones de marihuana son ilegales y están penadas con la cárcel. Sin embargo, no existe control ya que "nada más bajar del avión un jamaicano ya te está ofreciendo". Estés donde estés puedes conseguir, incluso en la playa, los jamaicanos tienen enterrada la marihuana en la arena de las playas, el turista sólo tiene que pedirla para conseguirla a pocos metros.

De cascada en cascada
Las cascadas son uno de los principales atractivos turísticos de Jamaica, "sobre todo las del Río Dunn", donde acuden muchos grupos turísticos. Quizá demasiados por lo que Silvia y David decidieron visitar las que se ubican en la costa sur, la más salvaje de Jamaica. Allí, "sí son verdaderas cascadas, además puedes practicar actividades como la tirolina y atravesar la cascada deslizándote", contaba Silvia. 

Black River

Se trata de un pueblo que se sitúa a orillas de un río denominado Blackriver. Las parejas atravesaron sus aguas en una barquita un paisaje maravilloso pero que les causó una gran impresión ya que el río "parece completamente negro. Después, el barquero, con un vaso de plástico nos mostró que el agua era completamente cristalina, tan sólo el fondo es negro", nos explica Silvia.

Además, "se trata de uno de los lugares más silenciosos del mundo según el lugareño que les guiaba, debido a la presencia de un peculiar animal, sólo existe allí y se lo como todo".

Negril, y sus impresionantes playas

Buscaban agua cristalina y sol, mucho sol, "lanzándonos un poco a la aventura, atravesamos solos un poblado y llegamos a las playas de Negril. Son increíbles, están desiertas  "Allí, un lugareño se ofrecía a llevarnos comida y bebida a la playa, la mayoría de ellos viven del turismo".

¿Qué comer?

Los hoteles y una isla tan turística ofrecen comidas "internacionales" pero el marisco es increíble. Pero lo que más llamó la atención de nuestros viajeros fueron los mejillones o, más bien, su tamaño. Tan grandes como la concha de los mejillones que comemos en España.

Finalmente, nos despedimos de Jamaica en el Risck Café "un lugar muy famoso y típico, con tumbonas y mesas en el exterior donde dicen se pueden ver algunos de los mejores atardeceres, y es verdad".