Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miki y Ainhoa reciben el nuevo año juntos

Con las campanas que anuncian el año nuevo y con la amenaza de Ainhoa con marcharse de casa, Miguel decide decir la verdad: "Ainhoa, estoy enamorado de ti", una declaración que ablandó el corazón de la abogada.
Emilio interroga a Miki ¿hay algo con esta o no? Pero Miki duda, cada día es distinto, tan pronto piensa que comenzarán algo juntos como que Ainhoa solo le quiere como compañero de cama para dormir.
Emilio le da unos tranquilizantes, "que la drogues" para así conseguir una noche de loca pasión, "a la mañana siguiente todo ha sido un sueño", le dice emilio. Pero Miki quiere conquistarla por sus propios métodos, "con mis recursos sentimentales".
Pero los reparos éticos de Miguel se evaporan cuando ve a Ainhoa en albornoz y prepara unos margaritas llenos de narcóticos que, sin embargo, acaba tomando Asun cuando va a su casa a pedirle un vestido a Ainhoa.
Crisis de Año Nuevo
Finalmente, la cena de Nochevieja es una deliciosa pizza con un par de cervezas. El plan, la comida... Miki y Ainhoa se sienten solos, Ainhoa quiere a un hombre que esté a su lado... ¿tú me darias hoy cariño? dice dándole un beso. Pero, pronto, la abogada se arrepiente y Miki intenta convencerle "el futuro es insondable, somos unas marionetas del destino"
Parece que Ainhoa ha accedido a una noche loca "sin compromisos" pero Emilio lo estropeará hablando a Ainhoa de margaritas con tranquilizantes y Ainhoa amenaza con marcharse de esa casa.
La declaración de Miguel
Cuando quedaba muy poco para las uvas, el escritor decide desplegar todo su talento literario y decirle a Ainhoa lo que de verdad siente y cuando la abogada escuchó de labios de su compañero que está enamorado de ella, decidió lanzarse a sus brazos.