Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nociones básicas de anatomía

Para saber masturbarse, previamente hay que conocer nuestro cuerpo, en la mujer casi todo el aparato genital es interno y por lo que al principio es complicado distinguir sus partes íntimas. Una vez esté todo identificado, la masturbación no será únicamente intuitiva.
monte de Venus
el clítoris
única función es dar placer
Su parte visible empieza en el punto de unión superior de los labios externos o mayores, y continúa en una protuberancia llamada glande, zona de alta sensibilidad, donde se concentran el mayor número de terminaciones nerviosas del cuerpo de la mujer.
Los labios externos o mayores son dos pliegues carnosos que recubren a los genitales externos, protegiendo sus estructuras más delicadas. En su cara exterior están recubiertos de vello, y la interna es suave y brillante, volviéndose roja con la excitación. Los labios internos o menores son también dos pliegues, ubicados dentro de los externos, que rodean al clítoris y la abertura vaginal. Tienen una fina sensibilidad y durante la excitación sexual, aumentan de tamaño.
La entrada vaginal -ubicada debajo de la entrada de la uretra- es el inicio de un conducto cilíndrico que se extiende desde la vulva hasta el cuello del útero: la vagina. Sus paredes están formadas por músculos y cubiertas por mucosa, lo que la hace muy elástica y apta para la lubricación.
Por último, el perineo es la zona que une la vagina y el ano, que aunque algunos autores no lo consideran un genital, muchas mujeres tienen gran sensibilidad en la zona.