Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nociones básicas de anatomía

Para saber masturbarse, previamente hay que conocer nuestro cuerpo, aunque los genitales masculinos externos se distinguen mejor que los femeninos por su disposición, es interesante conocer qué es cada parte y para qué sirve. Una vez esté todo identificado, la masturbación no será únicamente intuitiva.
pene y el escroto
compone de base, tronco, corona y glande
El glande es la "cabeza" del pene y constituye su punta. En su base, se encuentra la corona. En la parte inferior del glande, donde la corona y el tronco se encuentran, hay un área muy sensible llamada frenillo. Y, finalmente, el pene está envuelto por una capa de piel retráctil que se llama normalmente cutis del pene pero que, en proximidad del glande, llamamos prepucio.
En el momento de la excitación sexual, el tejido que constituye los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso es irrigado por muchos vasos sanguíneos que lo inflan endureciéndolo.
En determinadas ocasiones, especialmente cuando hace frío, las fibras musculares del escroto hacen que todo el saco se contraiga o se encoja, acercando los testículos al cuerpo para mantenerlos más calientes. En otras condiciones, como cuando hace calor, o se está en relajación completa, el escroto se vuelve más flojo y suave, con la superficie lisa. Entonces los testículos cuelgan más separados del cuerpo, para así mantenerse más frescos.
El escroto o bolsa escrotal es la superficie cutánea que cubre los testículos. La bolsa escrotal se divide en dos mitades, correspondientes a cada testículo y sus estructuras adyacentes. Se encuentra dividida por un rafe medio. La función principal del escroto es mantener y controlar la temperatura natural de los testículos.