Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PRUEBAS FOTOS Y CODIGOS EMBED

Así, la idea es que las personas que, por vivir y dormir en la calle, hacen un "uso privativo" del espacio público puedan ser trasladadas incluso a la fuerza a hospitales o recursos asistenciales, un punto fundamental para implementar una medida de este tipo, ya que según ha reconocido el propio alcalde nadie tiene "la autoridad moral" para echar a alguien de la calle a costa de "expulsarlo a otro espacio
público porque no hay un sistema para acogerlo". "Es un debate para toda España. Tenemos que aprobar una ley estatal que establezca que, cuando hay recursos públicos gratuitos y suficientes, sea obligatorio abandonar la vía pública. Estoy absolutamente a favor de eso. Es necesario un debate profundo sobre los usos de la vía pública", ha señalado el primer edil. Y ha insistido en que "hace falta una reflexión sobre la compatibilidad" de los usos de la vía pública que dé prioridad al "uso mayoritario que reclaman los residentes, sobre todo en el centro" de la capital, si bien ha matizado que esto "no puede hacerlo el Ayuntamiento, sino el Estado" y ha asegurado que "hay muchos alcaldes de diferentes colores políticos que están de acuerdo". En cualquier caso, ha reconocido que ésta no es materia para la actual campaña electoral municipal y autonómica porque precisa de una normativa estatal, pero ha asegurado que pedirá a su partido que incluya algún compromiso en esta línea en el programa con el que el
PP concurra a las generales de 2012. Además, ha considerado fundamental que los ayuntamientos cuenten con un marco legal que les permita regular los usos que se hacen del espacio público, no sólo en lo relativo a indigencia, sino también a comportamientos delictivos o que perturban la convivencia vecinal, como sucede con el ruido de los botellones. Por último, el primer edil ha recordado que actualmente en Madrid "el sin techo que sigue durmiendo en la calle lo hace por su voluntad, no por necesidad, porque incluso en los momentos más extremos -como en el invierno- no ha habido ni una sola solicitud que (el Ayuntamiento) no haya podido contestar". "El problema es que ahora que hemos cumplido el objetivo social no tengo una ley que me ampare para obligar a una persona que está en la calle a desplazarse contra su voluntad", ha zanjado. Reacciones fundamentalmente en contra Las primeras reacciones no se han hecho esperar. La portavoz del comité electoral del PSOE, Elena Valenciano, ha advertido a Gallardón, de que si hubiese utilizado más recursos a "hacer albergues y políticas de
integración" en lugar de a "grandes obras" que sólo le han beneficiado a él, tal vez habría menos personas sin techo en las calles de Madrid. Valenciano ha subrayado que las personas sin hogar "no son desechos ni material reciclable" y que "ya no rige la ley de vagos y maleantes del franquismo". La dirigente socialista ha manifestado que el PSOE está a favor de la seguridad ciudadana, pero con "solidaridad" y con políticas sociales y de integración para ayudar a estas personas, y no con declaraciones de tintes "a veces xenófobos, racistas y en este caso de un clasismo que está desterrado de la sociedad española". Por su parte, el responsable de la ONG Solidarios para el Desarrollo, Jesús Andín, ha criticado al alcalde de Madrid y ha declarado que si todos los 'sin techo' que hay en la calle en Madrid quisieran una plaza en un albergue "no habría sitio para todos". Para argumentarlo ha asegurado que "en plena Campaña del Frío la ocupación de los albergues estuvo próxima al 100%" y que "mucha gente no lo había solicitado y seguía durmiendo en la calle". "Qué haría entonces con ellos el alcalde", ha preguntado Andín, y ha agregado que "como responsable político tendría que preguntarse por qué esta gente no quiere ir a sus albergues". El presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), Ignacio Murgui, considera "inoportuno" la propuesta del alcalde de la capital. Para Murgi una ley estatal que permita quitar "por la fuerza" a los mendigos de la calle evoca la ley franquista de vagos y maleantes. Según Murgui, en tiempos de crisis como los que corren "lo que debe hacer un ayuntamiento es garantizar que no haya gente con necesidad de dormir en la calle".