Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parejas de risa

Celos, problemas con el trabajo, escasez de dinero, lo duro de ser ama de casa, largos años de convivencia, difíciles decisiones como tener o no hijos... son problemas que viven todas las parejas pero, parece que estos matrimonios ven agudizadas sus crisis con el paso de los días. 'Escenas de matrimonio' muestra las divertidas reacciones de tres parejas de distintas generaciones.
Dani Muriel y Miren Ibarguren son los jóvenes y acaban de iniciar su convivencia; Soledad Mallol y David Venancio Muro interpretan a un arquetípico matrimonio de mediana edad y Mª Carmen Ramírez y Manuel Galiana dan vida al matrimonio más veterano que han encontrado en sus peleas la forma ideal de quererse.
Sonia y Miguel
La pareja más joven de Escenas de matrimonio acaba de inicar su convivencia. Miguel se ha trasladado a Madrid para compartir el día a día con su amada. Sin embargo, lo que se planteó como un momento idílico se convierte en un continuo tira y afloja ya que es Sonia quien trabaja mientras Miguel intenta escribir su primera novela. El tema del dinero así como los celos y la inmadurez de él serán los envenenados dardos que se lanzan cada día.
Roberto y Marina 
2
Roberto es funcionario público y Marina trabaja en una oficina. Pero, además, ella es ama de casa aunque no como quisiera su marido. Marina tiene obsesión por el dinero y la imagen personal, mientras Roberto no cuida su aspecto y su única preocupación es llegar a tiempo al sofá a la hora del fútbol. Sin embargo, aunque el día a día es muy difícil cada uno trata de llamar la atención del otro a su manera.
Paca y Natalio
3
Llevan casados más de cuarenta años y acaban de mudarse. Ya el comienzo de esta pareja fue difícil porque Paca engañó a Natalio haciéndole creer, para que aceptara el matrimonio, que poseía una gran fortuna, sin embargo, las importantes posesiones de tierra de las que ella presumía se convirtieron en un centener de macetas de geranios. No obstante, los sexagenarios han sabido sobreponerse a sus mentiras y a todas las crisis ¿amor u odio? ¡Ni ellos mismos lo saben!