Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía no da información para no revelar su estrategia

“El día después de su desaparición le pregunté a un patrullero que me encontré por la calle y le pregunté si buscaba a alguna menor, a lo que me contestó que él no tenía ni idea de que hubiera desparecido ninguna”. Así de amargamente se quejaba el padre de Marta de la labor policial en el caso de la desaparición de su hija.
Del mismo modo, también le escuece que no le den información. No sabe ni qué ha hecho la Policía, ni qué hace, ni que hará.
Sin embargo, los expertos que ha invitado Nacho Abad a esta edición especial de Rojo y Negro no están de acuerdo. Creen que si la Policía mantiene el silencio es para no dar pistas sobre qué está investigando.
Por el bien de la investigación
José Luis Cervero,  comisario Guardia Civil, lo ha corroborado: “La policía tendrá abiertas un montón de líneas de investigación. No podrán decir nada por no dar falsas esperanzas. No querrán revelar datos. Pasa siempre que la familia se enfada. Si se lo reservan es por el bien de la investigación”.
“La investigación criminal tiene una metodología que es parecida en los casos con el transcurso de los años. Lo que no cambia nunca es la pituitaria del buen investigador. Cuando desaparece una menor se pregunta al entorno. Se mira cómo han sido los últimos días de su vida. Cámaras de barrio. Se requisa el diario y el ordenador. La policía baraja todas las hipótesis aunque sean descabelladas. Se miran las salidas de las cárceles de pedófilos, depredadores humanos. Se mira si el sospechoso, en este caso Miguel, mantiene la misma versión”.
La mejor policía del mundo
Para Paco Marco, Director Agencia Método 3, que trabajó en la desaparición de   Madeleine. “La policía española y en concreto este grupo es de las mejores policías del mundo. No tengáis duda [al padre] de que están trabajando todo y más. Tal vez haya una falta de comunicación. Pero no se pueden transmitir a familiares directos determinadas vías de investigación”.
“La policía sabrá, que no habrá comentado José Luis, la última conexión a la célula telefónica del móvil de Miguel. Cuando se apagó. En el último momento de ella. Eso será fundamental”.
Los amigos callan algo
Finalmente, dio su opinión Javier Hurra, psicólogo, asesor de la Fiscalía de Menores: “Aquí los padres parece que sabían. Pueden estar atentos, pero no se puede saber todo. Pero resolver un problema con un muchacho que tiene otra problemática. Con unos muchachos que saben más de lo que sabemos nosotros. Todo esto tiene una hilazón seguro. Es imposible ponerse en el lugar de un padre. Hay que darle un halito a la esperanza. Se necesita el apoyo de los demás. La familia y la ciudadanía. La pérdida de un hijo es lo más grave que hay. Y no saber dónde está es una angustia incalculable.