Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Priligy, el fármaco que controla la eyaculación precoz

La eyaculación precoz ya no es un problema, llega a España Priligy, el primer fármaco con el podrás controlar tu eyaculación y alcanzar un mayor nivel de satisfacción en tus relaciones sexuales.
30% de los españoles
“incapacidad para conseguir un control voluntario de la eyaculación tras alcanzar un alto nivel de excitación sexual en presencia de ansiedad notoria
Esta disfunción sexual que preocupa a muchos varones tiene solución aunque según Ana Puigvert, presidenta de la Asociación Española de Andrología, “lo ideal es combinar su uso con la psicoterapia”.
Los laboratorios Jansen-Cilag, la división farmacéutica en Europa de Johnson & Johnson, lanza Priligy, el primer fármaco para tratar la eyaculación prematura a pacientes entre 18 y 64 años. ‘La pastilla de los cuatro minutos’que es como se la conoce en otros países europeos como Finlandia, Suecia, Portugal, Austria y Alemania, es capaz de multiplicar hasta cuatro veces el tiempo que tarda un hombre en eyacular en la penetración.
El principio activo de Priligy es la dapoxetina, un inhibidor de la recaptación de serotonina que actúa en el hipotálamo alterando la concentración de este neurotransmisor, lo que permite que el hombre pueda controlar su eyaculación.
¿Cuándo se debe tomar?
Se tiene que tomar una hora antes de la relación sexual y su efecto se prolonga hasta tres horas. Su precio es 11,80 euros una pastilla de 30 miligramos y 15 euros el de 60 miligramos. Cada caja contiene tres pastillas, al precio de 35,50 y 45 euros respectivamente, y es el primer medicamento que cuenta con código de autenticidad para combatir las falsificaciones. 
Según ha anunciado el Ministerio de Sanidad se venderá bajo receta médica porque puede tener efectos adversos si interacciona con otros fármacos como los antidepresivos y si se combina con nitratos y como ya ocurrió con Viagra no estará cubierto por el sistema Nacional de Salud.