Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Quería verme humillada"

Silvia CuelloTELECINCO.ES
Silvia Cuello, ex prostituta, ha mantenido más de 15 encuentros sexuales con Ginés Jiménez, el sheriff de Coslada, durante casi dos años. Su especialidad era el sadomasoquismo. Ginés, que pagaba 1.000 euros por cada hora de juegos sexuales, la sometía a todo tipo de vejaciones.
Bueno, Silvia, cuéntame ¿cuándo conociste a Ginés y en qué circunstancias lo conoces?
Pues en el año... finales del 2003 y 2004. Lo conocí en 'El avión' vino solo y bueno, se presentó como Ginés. Y bueno, no tenía ni idea de que era policía ni nada, me dijo que era un empresario de la construcción, simplemente. Yo le dije que... que yo me abstenía en la especialidad de sadomasoquismo, en la especialidad insumisa y le comenté el precio que eran 1000 euros la hora. No hubo ningún problema, subimos arriba, me pagó y de ahí... por ahí de momento bien. Me extrañó de primeras que él no... no me miraba mientras me quitaba la ropa pero bueno, no pensé más. puso la televisión, puso un partido de fútbol porque tiene canal de porno o de más cadenas y tenía... había un partido de fútbol entonces, él pues tenía un arma... eh... quitó el cargador entonces yo sé por las películas que queda una recámara pero no lo sé... sólo por las películas.
Entonces me comentó que... yo le dije que por que favor quitara tal... la bala entonces él la quito y dice: "mira, mira, ves como la he quitado", así de mala manera y quería que le hiciera una felación con la pistola en la cabeza. Por algunos programas y tal pues hemos visto que... que igual que podía ser de plástico o que no. Yo no sé si era de plástico o si no era de plástico, lo único que sé es que estaba helada. Es la única sensación que... te puedo decir.
Porque la pistola, ¿te la llegó a apoyar en al sien?
Sí.
¿Era la primera vez que te pasaba una cosa así, o sea, que alguien te apuntara, te pidiera este tipo de práctica?
Con arma sí porque ha venido alguno pues igual con algún cuchillo pero lo típico de esto peliculero que te quiere quitar la ropa con el cuchillo, como rompiéndotela, tal pero bueno... Y veías en la cara y todo que no hay problema pero este hombre no, este hombre está muy pasado de droga y... bueno... a la cara no quería que lo mirara, que hay algunos que... te dicen sí, que le mires o que no, depende del rol que quieran llevar. Pero éste no, éste no quería que lo mirara, a todo lo que yo le decía era despectivo. En parte es normal por la práctica pero no sé, se notaba en los ojos algo que no... no me gustaba, no terminaba de gustarme.
Bueno, de hecho, fíjate si me asustaría es que me meé literal encima. Entonces yo no sé si es que eso le dio más morbo o lo que fuera que a partir de ahí empezó a venir. Cuando por lo general la gente de esto lo hace una o dos veces, no hay... no es asiduo ¿no? por lo general.
O sea, se convirtió en cliente habitual tuyo.
Sí, más o menos, sí.
¿Te pagaba siempre?
Siempre
Y más o menos, ¿cuánto te llegaba a pagar?
Pues me pagaba mil euros la hora, a veces estaba... eh.... una hora, a veces dos, depende. Siempre con su botella de Cardhú, eso que no se lo quite nadie y cuando se hacía sus rayas, exageradas, exageradas para alguien que se mete, muy exageradas. Y siempre se lo hacía en turulo así (gesticula con los dedos) con un billete de 200 ó de 500. Fíjate si estaría pasado que se lo dejaba allí y hombre, yo decía:"¡qué bien! (se ríe) ¿no?
¿Qué hacía aparte de apuntarte con la pistola, qué otras prácticas, utilizaba más el arma para sus juegos masoquistas?
Pues el arma lo habrá utilizado como dos o tres veces. Otras veces, usaba las esposas, me las ponía en la espalda y quería que así le hiciera una felación o que caminara por el suelo de rodillas... Me pareció extraño lo de las esposas pero tampoco mucho porque hay alguno que lo pide ¿sabes? Y en eso no me apreció muy allá. Luego a la hora de hacerlo pues lo típico me violentaba a la hora de la felación y bueno... puf... me daba azotes y tal pero bueno, no eran muy violentos esos azotes que hasta ahí, hasta cierto punto entran dentro de la práctica.
Pero hubo un día que no. Un día vino extremadamente agresivo... en todo. Ahí sí también hubo arma, también, bueno, me ataba donde quería, me llevaba al baño, me ataba con las esposas y quería que en el baño le hiciera una felación, muy violento... no quería absolutamente nada, sólo verme humillada, con los ojos muy fríos, muy.... es... lo que más tengo marcado, los ojos muy fríos.
¿Él no llegaba a penetrarte o sea simplemente quería...?
A veces, pero muy pocas, poquísimas. Bueno, de hecho se ponía dos preservativos. Se lo ponen en teoría para tardar más tiempo en correrse.
 
La pistola, ¿alguna vez a parte de apuntarte en la cabeza la utilizó para algo más?
Sí, me la pasaba por todo el cuerpo. Claro, yo en la primera... después de la primera vez pues... hombre me imaginaba que... bueno, me daba miedo pero siempre estás con la balita esa ¿sabes? Es un rollo ahí que te da, qué es una tontería pero y si no... a ver si éste tío... y bueno, le gustaba pasármela por todo el cuerpo, eh... introducirla bueno, él me la introducía tanto en la vagina como en el ano. O sea, no tenía... un día venía y era vagina... como él quería, no te puedo decir exactamente porque esto ocurrió hace 4 años... no te puedo decir con exactitud: "tal día esto, tal día esto".
¿Él era un cliente habitual del motel? O sea, ¿lo conocían allí?
Pues eh... tienen un... como un código por llamarlo de alguna manera, tanto a la gente que conocen como a la que no conocen eh... no le hacen muestras a él, ni para que la chica lo sepa. Claro porque si tú sabes que un cliente es bueno pues intentas sacarle más de una manera u otra. Claro si el hombre no lleva coca pues tú se lo ofreces y ya parte pues tienes tú o lo que sea o te lo proporciona o lo que sea.
¿Por qué yo creo que iba conmigo? Porque yo no soy... yo hablaba... podía hablar conmigo de lo que fuera por lo menos abajo, hablaba muy poco pero... bueno, algo hablaba. Y claro, qué va a hablar con una extranjera...¿sabes? Pues hasta cierto punto lo entiendo y... yo creo que por eso iba conmigo, por tener relación. Yo no soy Antonio Gala pero... algo (se ríe) algo podré, ¿sabes?
¿De qué hablaba contigo? ¿Qué temas sacaba, te acuerdas?
Pues... eh, la verdad es que no me acuerdo. Estoy intentando hace memoria pero es que... por lo general en este tipo de cosas yo no hago caso a los clientes. Yo pienso... pienso en mí en... tranquila, relájate, ahora haz esto, ahora haz lo otro, como una misión (se ríe) si se puede llamar de alguna manera.
¿Era muy autoritario, él, muy...?
Sí, sí. Muy despectivo. Y parecía que a todo le tenías que pedir permiso. "Voy un momento al servicio". "No, tú aquí no tomas decisiones", "bueno, pues me quedo aquí". Claro, en parte yo lo quería entender como, bueno, como soy sumisa ¿no? Tener ese papel, pero... no sé... era un poco hasta hiriente.
¿La cocaína la llevaba siempre encima?
Sí.
¿No le ofrecías tú? No tenías que ofrecerle, él llevaba cantidad suficiente.
No, no. No y además exagerado. Sí pues, si yo podía... tenía un gramito por ejemplo para toda la noche, bueno y me sobraba; pues él no sé... podía tener dos y tres fácil. Pero exagerado, bastante cantidad y bueno, las rayas enormes. Bueno, de hecho es el único cliente que he tenido que se las haga tan grandes.
¿Cuándo lo reconoces a él? O sea, ¿cuándo te das cuenta de que es un policía?
Pues cuando lo veo en televisión, me lo pusieron y me quedé... ¡Coño! Digo pues si éste ha sido cliente mío. Estaba mi marido y... me dice...sí. Digo: "mira, éste es el de las pistolas, ¿te acuerdas?" y él, como estaba fuera, él lo veía entrar y salir, me dice: "¡coño sí, si es éste!", dice qué te parece si... qué hacemos si... no sé, te quieres vengar o algo para que la gente sepa como es este tío que... vale, lo hace por dinero pero y cuándo no tenga dinero qué va a hacer, también lo va a hacer con... y yo porque soy española... entonces, entonces... no sé, por un poco de alerta ¿no? para... a la hora de si alguien lo conoce, lo ve y... "mira éste hijo puta", perdón pero... es que es así. Y... claro, me comentó mi marido: ¿que te parece si vamos a Interviú y ponemos un mensajito, un email y le contamos esto, sin ánimo de lucro, si ánimo de nada, sólo para que lo sepan. Para que lo sepa la gente, claro, yo me imaginaba que iban a poner una reseña y ya está pero luego, bueno ya habéis visto.
¿Pasabas miedo tú cuando te buscaba él, cuando tenías que hacer un servicio con él?
Sí. Sí porque tienes miedo porque cuando la gente viene muy pasada de droga no tiene un carácter normal entonces está muy... tiene cualquier reacción puede tener, o sea, de poder estar hablando contigo a decirte: "buah, me voy" y se va y se va. O sea, el dinero lo tienes, el dinero ahí te lo deja pero le puede dar un punto y se va y luego aparece pero no pasan ni dos minutos, "bueno, venga, desnúdate". Bueno pues me desnudo ¿no? Eh...
Bueno, una vez recuerdo que me vino con dos pares de esposas, me ató por delante, o sea, las manos y enganchada a los pies, así por detrás, le gustaba así que me hiciera la niña, que apenas hablara, que no gritara ¿sabes? que gimiera así como una niña, así como de estas posturas chinas ¿sabes? Así, como posturas imposibles. Vamos, el kama-sutra a mi lado se queda corto y... él muy despectivo siempre y siempre utilizaba, bueno, solía utilizar el arma y si no utilizaba el arma, entonces es cuando había penetración.
O sea cuando él utiliza el arma, no había penetración; era como si te penetrara con el arma y punto.
Sí, sí.
¿Y el arma dónde la llevaba?
Pues venía o de sport o... con traje pero sin corbata ni nada ¿sabes? Normal, normal. Y... y a veces venía con una gabardina y como usó un bolso grande pues lo llevaba en el bolso o si no, lo llevaba aquí (señala) pero tenía ni la fundita de la pistola ni nada o aquí en la espalda.
¿Llevaba una pinza?
Creo recordar.
¿Recuerdas si llevaba una pinza para en el arma para llevar el arma aquí?
No me acuerdo, lo siento.
¿Venía acompañado, con más gente o solía venir solo?
No, por lo general solo. Yo... bueno... de todas maneras... yo es que era la primera vez que estaba en un club entonces... puf... para mí la gente y además 'El avión' es súper, súper oscuro... eh... bueno es... tiene forma así más o menos ¿sabes? Entonces fíjate comos será que la parte más estrecha, de un lado a otro no se ve a la gente del otro lado, o sea... Apenas se ve... y apenas... es que no... y además yo de primera como hay tanta gente puede haber como 40 ó 50 mujeres y de vigilantes, bueno, o de guardias de seguridad como armarios también, eh... pues el doble fácil, el doble, o sea, es exagerado lo que hay. Es además un mundo tan tan hermético que... que es que bueno no puedes hacer nada sin que haya un vigilante detrás, nada, ni ir al baño. Si vas dos veces al baño, te iban a llamar la atención pero... es normal ¿no? Bueno, mi horario era de diez de la noche a 3 de la mañana, a veces más, a veces menos, depende. Ahí yo si trabajaba con mis clientes entre comillas, pues si había tenido buena noche pues ya no trabajaba más pero claro, pero para que no hubiera quejas y no estuvieran todo el rato encima pues tomaba copas con clientes y de momento, ahí bien pero como te vieran parada, te veían hablando con otra compañera, ¿normal, no? tantas horas, joer, es normal que uno hable, en algún momento tengo que hablar. No querían, querían que estuvieras firme, es que sólo faltaba saludar.
¿Alguna compañera te advirtió de las prácticas de Ginés, o sea, alguita más había tenido las experiencias éstas?
No, ninguna. Además es que... lo que yo hago... porque más de... de Verónica Forqué, de más tipo lírico más tal, eso es más fácil que además extrajeras que lo hagan es más fácil pero de sumisa es bastante difícil. Bueno, yo no... en 'El Avión' no había ninguna que yo sepa, luego vete a saber como era todo, tan cerrado (se ríe), yo igual ni me enteré. Y en 'La miel' tampoco.
¿Y él pedía específicamente relaciones con una persona sumisa, no?
No quería relaciones con una prostituta normal, al menos eso es lo que venía buscando.
Claro, sí.
¿Cuántas veces llegaste a estar con él?
Pues no sé... puf... no sé... 15, 16 veces, 17 no te puedo concretar una fecha. Lo intento cada día que me levanto pero lo tengo ahí...
¿Te pagaba en metálico?
Siempre, siempre. Además era muy meticuloso. Si me pagaba con un billete de 50, todos eran de 50 hasta llegar a mil. Si me pagaba con billetes de 200, todos, o sea... que no... Si eran de 500, lo mismo. No había por ejemplo, joder, no tengo, no sé, no van a ser todos gordos de 200, de 50 ¿no? como la gente normal paga, no sé... dentro de nuestras posibilidades de...
¿Habías visto algún fajo de billetes sobre la mesa aparte de lo que te pagaba a ti?
Sí, sí.
Cuéntame...
Sí, bastante, bastante gordo. Bueno y además no sé, me fijé porque... porque lo tenía como con una goma, le había puesto una goma a un pedazo de taco de... claro, que me extrañó, digo: "coño, quién lo tiene una... tanta cantidad y con una goma". Lo suyo... lo hubiese... ha vendido un coche, eh... una casa, bueno una casa no es mucho dinero pero un coche por ejemplo o no sé... pues que lo lleves en un sobre no sé como hace la gente normal. Me llamó la atención y que lo pusiera ahí encima, por lo general... eh... el cliente siempre está un poco remiso a... a las prostitutas, en este caso ex prostituta. (se ríe). Muy reacio a la hora de... pues que no se fían, es normal también, yo lo entiendo. O sea, yo no tengo miedo ninguno, o sea, miedo dentro de mis posibilidades, yo sé que la gente pues ciertas cosas es normal, es un extraño pero sácame el dinero en la cara y dejarlo ahí y luego además, él aparte me pagó aparte de eso, o sea, que eso ni lo tocó. Yo en la cartera sé que tenía dinero, ¿cuánto? No sé, tampoco voy a mirar.
O sea, él llegaba y sacaba un fajo de billetes encima de la mesa y te daba su...
Sí, bueno y él primero ya me pagaba, me lo... No me lo pagaba a mí directamente no sé por qué, cuando generalmente sí me lo dan a mí, yo lo guardo y fuera. No éste no, éste lo dejaba encima de la mesa. Que claro, que ahí estás con el mosqueo porque qué pasa que si lo haces bien, me lo das y si no lo hago bien, no me lo das ¿sabes? Si aunque te pague la primera vez, tú siempre tienes eso metido en la cabeza porque hay algunos que bueno (se ríe) que hasta te tienes que enfadar ¿no? pero son los menos. Que te lo ponen ahí y luego después si él ya ha terminado, ya... han terminado ellos también pues te dicen. "bueno... eh... ya no quiero más, o sea, me voy" y digo: "¡Eh! Pss... eh ¿dónde vas? Aquí, ¿no? mi dinero" y claro empiezan a ponerte pegas. Digo: "no, no me puedes poner pegas porque esto es lo hablado y esto es lo que hemos hecho", entonces ese dinero no se mueve de ahí, eso o llamo a seguridad. Tú has visto como soy, yo les metía miedo, claro, qué voy a hacer pero los clientes... pero los vigilantes, los hombre de seguridad de 'El avión' no te protegían, a ninguna chica. Si tú tienes un problema, el cliente siempre tiene razón, tú no.
O sea tú si llegas a tener un problema dentro de una habitación con un hombre armado, ¿no tenías vía de escape?
No, porque además... bueno, no sé cuántos pisos tiene. Si lo ves por la carretera pues es bastante grandote ¿no? y a mí siempre me daban los de la cara al aparcamiento porque yo era externa, puede ser por eso. Y... no... claro, es que no tenías... Si te caes, si te tienes que tirar por algo, pues... desgraciadamente si no te matas es de milagro.
O sea, ¿tú te sentías absolutamente desprotegida cuando Ginés te puso un arma en la cabeza?
Claro. Y yo creo que... lo quiero ver de cierta manera, quiero ver como si yo fuera su ocio ¿sabes? Por eso... no sé... por eso se gastaba x cantidad, no había ningún problema. Si me tenía que dar más me lo daba, sin yo pedirle ¿sabes? Pues igual: "hoy te has portado bien", igual... cuando no utilizaba el arma y había relación pues igual me meaba o después cuando terminaba, que puede entrar o no, eso a voluntad. Me meaba y me dejaba... me dejaba 500 euros más o... mil más. Depende.
 
Osea, aparte de ser sádico, busca a una persona sumisa, también le gustaba este tipo de prácticas, que se mearan encima...
Jugaba a los dos bandos cuando no venía con la pistola.
Sí, era como... yo me sentía como tenerte sometida en todo momento. Además, es que no podías hacer nada. O sea lo que te he comentado, al baño o... "voy a tomarme una copita" porque igual tenías una sed que te morías. No quería. "Quédate ahí", de muy mala manera. Siempre muy despectivo. Claro, yo... hombre, una cosa es el jueguito pero bueno hay como... en el kit-kat, tiempo ¿no? pues no, con él no. Con él era... todo así
¿Tú como lo definirías a él?
Pues muy frío, muy calculador, despectivo y si tiene que humillar, humilla y le importan 3 narices. Le importan 3 narices tú y... que no hay cierto ¿sabes qué pasa? Que cuando llevas yo qué sé, 4 ó 5 veces con un cliente, bueno, ya en la segunda vez, por lo general pues ya, más amabilidad, más tal... como si lo llevaras haciendo toda la vida, te llevaras viendo con él toda la vida, vamos... como si vas a terminar y te vas a tomar un café con él, que es mentira, no te lo vas a tomar, pero esa sensación es la que hay y con este hombre no. Este hombre el primer día fue como el último. No había ni lo más mínimo.
¿No tenía humanidad, podríamos decir?
No, ninguna.
Dice que le pediste que quitara la bala de la recámara, por tanto, vistes balas.
Sí.
O sea, que no podemos hablar de una pistola de plástico.
Creo que no, ¿no? No, ¿de balenias? No sé. No sé porque no he visto nunca una de balenias no te puedo decir.
Pero eran balas.
Sí, eran balas.
 
Y otra pregunta, no sé si te acordarás del cargador ¿Lo sacabas por abajo? ¿Lo sacaba él por abajo, te acuerdas de esto?
Pues que, creo recordar que sí pero entre... yo ahí ya sabes que yo ya estaba enganchada y más todo el rollo, no me fijé muy bien. Creo que sí pero no te lo puedo asegurar.
¿Tú estuviste en 'La miel' también?
También
¿Allí era muy conocido Ginés?
Lo mismo te digo, esto.. ¿sabes qué pasa? Que esto es un ambiente extremadamente cerrado o sea... la gente o habla, o sea, allí es oír, ver y callar. No se veía amabilidad con nadie, por ejemplo si está el portero, muy agradable, era encantador, bellísima persona. Eh... si está el portero hablando con una persona, no sé como colegueo, de amigos y tal, llegabas tú, mutis; callarse y se acabó hasta ponerse serio. "¡Coño! habré hecho algo, que yo sepa sólo he dado las buenas tardes tampoco he hecho nada más, ¿no?. Bueno, así de este tipo y así todo. No hay relación cliente-camarero, que a veces hay pues el colegueo y el camarero para intentar sacarle más copas es x dinero para él, una parte de él; si no saca él la copa. Entonces no sé... quitando... hombre, tiene relación si es gente normal pero cierto tipo de gente se notaba que... ni media. Y luego tú igual le comentabas al camarero, "y este hombre qué un poco así ¿no?... eh, éste es un imbécil" o "ese es tal" "ese es un asqueroso, ese viene por aquí y es un asqueroso...
¿Por qué te dedicas tú... por qué te decidiste a dedicarte a esta práctica? ¿Cómo estaba de difícil la situación para...?
Fatal. Estaba fatal porque muchas mujeres extranjeras, todas pues...la que no era exuberante, por una cosa o por otra, bueno... Entonces ponen distintos... ponen precios ¿no? por ejemplo, lo normal sería media hora, 60 euros y una hora, 120 más o menos, eso era el tope dentro de lo normal pero entre que hay muchas muchachas, demasiadas chicas que luego qué pasa también, esa es otra, que yo iba sola al sitio. Entonces si te vienen dos personas, ¿tú qué haces? Te arriesgas a coger a una muchachita que no la conoces de nada, no sabes cómo se va a comportar, no sabes cómo nada... Eh... la puede liar y se puede ir al carajo todo. Entonces... tanto abajo como arriba. Si es arriba, bueno, por lo menos ya he pillado el dinero. Lo siento, pero hay que decirlo así y de la otra manera pues... pues igual te lo hacia perder, entonces ya... Entonces claro, es la desventaja que aparte tenía con las extranjeras porque todas se conocían.
¿Y Ginés.. dialogó contigo? ¿Te dijo lo que quería? O sea, ¿Hubo una conversación previa o tú te viste en el ajo?
¿Por qué decides explicarlo? Porque él te pagaba, pero había algo diferente en él que en el resto de gente que busca estas prácticas; hay algo que lo hace especial, porque si fuera un cliente habitual, supongo que no hablarías.
Claro, me callaría y no pasaría nada pero... Era la agresividad que tenía o sea... es que si no es por profesionales o ex profesionales como yo que hemos hecho este tipo de cosas. Este hombre porque ahora tiene dinero y puede pagarlo pero cuando no lo tenga o un negocio que no le ha ido bien, ¿lo puede hacer con otra persona? No sé, es lo que a mí me gustaría por eso me gustaba que esto saliera... saliera a la luz y que la gente lo viera. Yo no sé qué habrá hecho pero ustedes... esto es lo que hacÍa conmigo, como diciendo: "tengan cuidado", si se puede decir así, ¿no?
¿Tú lo decidiste denunciar simplemente por alertar? Tú no querías cobrar, de hecho no cobraste en Interviú.
No, no, no cobré Interviú, no quería. O sea, yo quería que la gente lo supiera, simplemente, pero yo quería seguir con mi trabajito normal que, por cierto, me han echado... Es verdad, está escrito tanto como con mi marido como conmigo, escribimos firmamos los dos, 3 páginas o 4 y bueno.. si algún día al señor Cerdán se le ocurre poner lo que él firmó y lo que ha puesto, no se parece en nada. Si tiene que seguir. Ab,c,d,e,f,g lo que le he contado; él pone la g, la d, la k, la l; o sea, además se inventa cosas donde ahí habla de semen, cuando yo en ningún momento he hablado de semen. Me dice que yo no tengo arte cuando: "Fiti, perdóname pero tú qué coño sabes... porque para ganar mil euros la hora, un poquito de arte sí hay que tener, creo, creo; no arte, yo tampoco lo llamaría arte, lo llamaría otra cosa.

¿El trato de Ginés contigo alguna vez fue de 'persona a persona'?
¿Nunca te trató como a una persona?
¿Cómo te sentías tú cuando él salía de tu habitación?
Pues es difícil porque psicológicamente te destroza, porque (llora) en parte te está pagando ¿no? y por otra parte pues... te sientes muy mal porque... luego tienes que pensar, tienes como que cambiar el chip. "Silvia, cambia el chip". Yo en aquel momento me llamaba Sandra.
¿Pastillas?
¿Y combinaba todo?
¿Tú crees que era un poco reservado para estas cosas?
¿O que podía estar acomplejado en este sentido?
Sí.
¿Siempre llevaba la misma, tú lo recuerdas?
Él me llamó, él tenía mi teléfono pero lo tenía de hace tiempo, de cuando me pasé de 'El avión' a 'La miel', ya lo tenía porque él me llamaba con número privado o con número larguísimo, no me digas qué es porque no tengo ni idea y me llamaba a casa y dice: "¿hoy vas a estar por ahí?", siempre me llamaba antes y le decía "Pues sí", o "Pues no". Entonces... yo no quería pero... puf, por un lado no quiero, pero por otro lado pues, "hombre, no tengo dinero" y si encima no tengo que ir ahí, pues mejor, ¿no? Y se lo comenté a él (a su marido), digo: "¿Qué te parece si viene, no te importa ¿no? ¿Qué te parece?". "Bueno, haz lo que tú quieras". Digo: "Pero yo de todas maneras llego a tal hora". Perfecto. Entonces yo quedaba una horita antes porque sabía que iba a venir él, más o menos lo calculaba así.
¿Ginés nunca te preguntó por tu marido? O sea, no le preocupaba que tú tuvieras...
¿O que lo pillaran en tu casa?
No. Yo le comenté lo que hacía directamente, le dije que era sumisa, que cobraba tanto y dice: "bueno, pues vámonos". Bueno, es que se me ha olvidado comentarte antes que hubo una muchachita sudamericana y la echó de muy mala manera y yo llevaba tiempo sin trabajar, digo: "madre mía. Me voy", pensé en un primer momento pero digo: "joer, si llevo tiempo sin trabajar, buah, voy a arriesgarme". Entonces me presenté, se presentó él. "Me llamo Ginés, soy empresario". "¿De qué?", "de la construcción" tal. Entonces yo le dije la cantidad y digo: "buah" y como le veía tan antipático, digo: "pues este tío no quiere nada". Yo me iba a dar la vuelta y en lo que me giré, me enganchó del brazo, "venga vamos pa... arriba". Digo: "pero...", "¿qué, no quieres subir? Pues vamos a subir".
Yo sólo quería eso: Entonces llamé a Interviú y bueno... les mandamos un mensaje y se lo comentamos y tal, vinieron dos personas muy agradables, uno de ellos, el otro así, así... y yo pensaba que iban a hacer una pequeña reseña ¿sabes? Como a comentarlo, pensaba que iban a poner el caso Coslada y una página o tal de su casa y una fotito de lo mío si es que ponían foto, que no sabía si la iban a poner o no y nada, una pequeña reseña pero no, no sólo eso; han puesto el cartel que han puesto, 3 hojas que me parece excesivo pero bueno, vale... Les pedí por favor, que pusieran sin ánimo de lucro porque fue así, no han puesto nada. Soy ex prostituta, me han puesto de prostituta pero además en la portada cuando están en los stands todas las revistas: "¡Coño! La prostituta del sherif de Coslada". Es que... no me parece (...)
(Se queja de lo que ha hecho el señor Cerdán)
(Se ríe) No.
(Niega con la cabeza). Se emociona.
Me apreció curioso porque él siempre, según estaba la caja, siempre la empezaba conmigo, o sea... da igual las veces que viniera, él siempre la empezaba, creía que tenía alguna farmacia (se ríe) o algún familiar, porque nunca venía con dos o con tres o con una, que sólo te quede una, no sé, me llamó mucho la atención
Sí, y luego además es que las personas que están pasadas de cosa y de alcohol por lo general no se les pone, imposible, prácticamente. Entonces por eso el hecho de tomarse las viagras, me imagino que iba por ahí pero.. él a la hora de correrse y todo yo creo que por eso utilizaba el arma y apenas hacía penetración normal porque no se le ponía, a no ser que fuera muy violento y muy tal pero... si se le ponía no llegaba a correrse muy rara vez y luego ya si se corría pues bueno.. a veces... Le he oído, bueno le oí, hasta que se metía en el baño para terminar de correrse, cuando por lo general lo hacen delante tuyo y bueno, que lo veas que es una fiesta, confeti, confeti, sólo les falta decir. Es un poco humor negro pero...
Creo que sí, si no...
Yo creo más acomplejado, es que hombre... tienes que ir... vas de machote, de fuerte, yo valgo más que tú. Tú eres una mierda y yo no, lo suyo es que tenga buena ¿no? o sea que por lo menos... creo ¿No? Yo lo veo de esa manera, y si no se corren o tal pues queda un poco como... como desvalido, como pobrecito; igual por eso de ahí la manera de actuar.  
¿Dijéramos que la pistola era un sustituto?
Lo siento, no te puedo decir.
Bueno, vino a mi casa y lo mismo, teníamos en aquel entonces una máquina de hacer ejercicio y bueno, ahí le gustaba atarme a ella y bueno, pues ahí jugaba con el armeta pasándomelo por todos los sitios y ahí si usaba... cuando me ataba. Cuando me ató en casa si recuerdo que...que la utilizara como tú has dicho antes.
No.
No, él se creía... bueno, de hecho esto no te lo he comentado: cuando él estaba súper pasado, porque claro, hay policía, hay Guardia Civil en todos lados, te paran. Te paran a la mínima si encima llevas un ... no sé qué coche llevaría en aquella época porque yo apenas lo he visto ¿sabes? Yo le he visto entrar y salir, en mi casa y luego en los clubes pues no los he visto conmigo y no sé, no sé qué coche tendría. Entonces le digo: "no te da miedo, ¿vas a coger el coche? Y... te van a parar, te van a multar, estás muy pasado". Dice: "no, no tengo problemas" así como... "Yo esas cosas, yo no tengo ningún problema, yo estoy por encima". ¿Por encima? Que eres Dios...