Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rebeca presidenta

Después de la visita de Toñi, Sara acepta la invitación para ir a comer con ella. Cuando descubre el peligro que eso supone para su nueva vida, la joven tendrá que buscar el modo para evitar la cita. Mientras, Rebeca se convierte en la presidenta de la asociación de vecinos de la plaza.
Ya en casa de Rebeca, Toñi intenta descubrir los motivos que le han llevado a Rebeca a pagar la lápida de su marido. Agracedida por el gesto de la joven, la peluquera la invita a comer y no acepta un no por respuesta. Sara no ve mayor inconvenientes en acudir a la cita y acepta la propuesta.
Sin embargo, cuando se lo comenta a Pepe Lee, éste le aconseja que no acuda a la comida ya que su madre podría darse cuenta del intercambia. Asustada ante la posibilidad de perder su nueva vida, Sara alega un insoportable dolor de espalda y le dice a Toñi que no podrá ir a comer con ella.
Mientras en la plaza, Pedro aprovecha el informe enviado por el detective y desvela los trapos sucios de Paqui. Atónitos ante el descubrimiento, Rebeca no piensa consentir que se juzgue a su jefa por su pasado y sale en su defensa. En agradecimiento, Paqui se retira de la campaña y deja el camino libre para Rebeca. La joven se convierte en la nueva presidenta con la consiguiente alegría de Eduardo, que ve cómo sus planes siguen adelante.
Por su parte, la abuela María se enfada con Lulo por haberla descubierto ante Gladis. El joven intenta reconciliarse con ella sin éxito, pero cuando éste es seriamente amenazado por Nino, la abuela intercede y paga la deuda de Lulo a cambio de que éste se convierta en su chico para todo.