Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuperar a Be

Tras su confesión a Echegaray y su despido inminente, Roberto está dispuesto a hacer todo lo necesario para interrumpir la boda entre Be y Toni ¿lo conseguirá?
Tras descubrir los verdaderos motivos que empujan a Be a casarse con Toni, Roberto no puede quedarse de brazos cruzados. El redactor jefe asume su culpabilidad en el montaje de Sosinho y acude al despacho de Echegaray para confesarle toda la verdad. Por supuesto, su arranque de sinceridad supone su despido inmediato pero poco importa eso ya. El único objetivo de Roberto es recuperar a Be y asume con total calma las consecuencias de sus actos y llega a un acuerdo con Bulevar.
Inmediantamente, el joven se pone en marcha. Tiene que hablar con Be antes de que cometa un error. Sin embargo, Be no contesta al teléfono y la boda sigue en marcha porque Alicia, sabiendo que el joven ha confesado adelanta la boda para que no pueda interferir en sus planes.  
Desesperado, Roberto abandona precipitadamente Bulevar en busca de su chica. Sin embargo, Alicia lo tiene todo previsto y urde un plan para que el joven no pueda salir dele edificio antes de que se oficie la boda.
Por su parte, Diego está pasando por uno de sus peores momentos tras su salida de la cárcel. Relegado al puesto de asistente personal y arrinconado en la beacueva, su relación con la nueva mensajera le trae de cabeza. A esta situación se une que muere su contrincante de ajedrez cuando estaban a punto de terminar una partida que ya duraba cinco años y, para colmo, a Benito se le cae el tablero al suelo.
Por último, Puri está convencida de que en su siguiente encuentro con Dariusz conseguirá seducirle.