Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reencuentro en Dutifrí

Jesús Vázquez pasa de presentador a superviviente. Perdido en una playa desierta en Jamaica, el presentador pasa hambre, no consigue hacer fuego... Pero su esfuerzo tiene una gran recompensa y es que allí se reencuentra con su marido Roberto. La primera vez que este habla en televisión, "y la última" decía Jesús.
Jesús Váquez emula a los concursantes de supervivientes. Pasa de presentador a concursante y sufre los rigores de la soledad y el hambre en una playa desierta. Junto a Dutifrí viaja a Jamaica y su aventura comienza, al igual que para los concursantes del reality, tirándose de un helicóptero. El presentador, que en un principio se niega a saltar, acaba tirándose y llegando a nado a la playa.
El hambre y la soledad amenazan al presentador a quien Sardá le impide recibir incluso agua. Es incapaz de hacer fuego por lo que no puede cocinar y se ve obligado a comer escorpiones. Una dura aventura que, sin embargo, tuvo una grata recompensa. Para mitigar la sensación de soledad, Sardá le invitaba a hablar con su marido Roberto a través de un coco como ya hiciera la concursante Carmen Russo, sin embargo, su marido estaba mucho más cerca de lo que 'el concursante' esperaba.
Así, fuimos testigos de un emotivo 'reencuentro' de la pareja, la primera vez que su marido habla en televisión. Tras el beso de reencuentro, Sardá charlaba con Roberto quien le aseguraba que "me da mucha envidia cuando Jesús sale en televisión porque le ve todo el mundo". Sin embargo, Sardá le recordaba que Jesús tan sólo le ha escogido a él y Roberto afirmaba estar tranquilo porque "sé que me quiere a mí".
La primera vez que habla en televisión y, "la última" según Jesús. Y en esta especial ocasión descubrimos que el marido de Jesús es ingeniero y un apasionado de las energías renovables. Una larga charla que acababa con la paciencia del presentador que decía "ya está bien, tú a casa" a su marido, sin embargo él estaba en su salsa y continuaba, ya fuera de cámaras, su conversación con Sardá.